La rebaja en las previsiones de crecimiento de la economía estadounidense, unida a la decisión de aumentar los tipos en solo dos ocasiones, han provocado que el dólar se depreciase más de un 3% respecto al euro

La reunión de la FED que tuvo lugar ayer, en la que se decidió mantener los tipos de interés en un rango de entre el 0,25% y el 0,5%, ha instalado el pesimismo en las principales plazas europeas, que se mantienen en terreno negativo. Además, el oro, el activo refugio por excelencia en tiempos de incertidumbre, registra una subida del 3,2% en las últimas 24 horas.

Albert Enguix, gestor de GVC Gaesco, resalta que “lo más destacado de la reunión ha sido el recorte en las previsiones de crecimiento de la economía americana, juntamente con el mantenimiento de los riesgos globales monitorizados desde el año pasado”. Además señala que “el tono dovish de la reunión”, unido a la decisión de elevar los tipos en tan solo dos ocasiones en lo que resta de año y no en tres, como inicialmente estaba previsto, ha provocado “un movimiento brusco en el tipo de cambio euro-dólar pasando a cotizar de 1.1089 a 1.124”. En este sentido, Enguix señala que las previsiones de los analistas estiman que las subidas de tipos se llevarán a cabo en los meses de junio y diciembre. 

Según Enguix, esta decisión ha sido acogida con alzas en los principales indicadores norteamericanos, “aunque en los futuros del Eurostoxx se han producido caídas”. 

Respecto a las consecuencias que tendrá la caída del dólar sobre terceros, Enguix señala que los países emergentes se verán beneficiados por una depreciación del dólar, algo que, a su juicio, “están confirmando los futuros”.