Es el primer día en el que tendremos un mercado menos tenso pero, aunque es cierto que los futuros vienen subiendo y Asia lo hizo mejor, los futuros del FTSE100 londinense no suben tan claramente. Lo más importante es que el yen se ha depreciado y el efecto del famoso Carry Trade ha terminado. Existe la impresión de que cada rebote se interpreta como una oportunidad para deshacer más posiciones y es la parte que más nos preocupa. Para los más arriesgados recomendamos entrar en valores que hayan caído en torno a un 10% como Banesto, Iberdrola y FCC que tienen precios atractivos, mientras que en el lado contrario habría que tener cuidado con Sacyr que tendrá que ampliar las garantías de su éxito.