Alejandro Martín asegura que "al oro le está costando superar la zona de los 1.450 de máximos. La recomendación que, en lugar, de seguir posicionándonos alcistas en oro y plata, de cara a reducir riesgos, la plata podría comportarse mejor que el oro. Buscaría estar largos en plata y cortos en oro, no porque pensemos que el oro vaya a bajar, sino con el objetivo de tener un diferencial de rentabilidad. Dentro del mercado de petróleo se puede hacer algo parecido con el crudo Brent y el crudo Texas. El diferencial que se ha abierto es muy grande, debe tender a subsanarse, el crudo Texas va a subir a medio plazo algo más que el Brent y buscaríamos posiciones cortas en el petróleo europeo y largas en el americano con el objetivo de obtener un beneficio en base a un diferencial de precios."

En cuanto al Ibex 35, Alejandro Martín dice que "la clave sigue estando en el mercado americano que podría estar acercándose a una zona de resistencia de los 12.400-12.500 puntos, niveles donde cerró prácticamente el viernes, es una zona muy propicia para que las subidas que veníamos viendo en semanas precedentes que se empiecen a suceder y pueda haber un movimiento a la baja de precios. En el mercado español lo estamos haciendo mucho peor, el Ibex 35 sigue desarrollando un movimiento lateral en la zona de los 10.500-10.800 puntos y mientras no seamos capaces de superar esta zona de los 10.800-10.830, no veremos un nuevo impulso hacia la zona de los 11.000. Pensamos que en España seguimos comportándonos muy mal y a corto-medio plazo debemos estar fuera de mercado."

Mientras, en cuanto al tema de divisas y comenzada ya la depreciación del yen, Martín cree que "los cruces euro/yen o dólar/yen en el diario están corrigiendo un poco, pero es muy probable que se esté forjando un cambio de tendencia en el medio-largo plazo. En el euro/yen desde mayo del año pasado se ha producido un movimiento lateral en zona de mínimos que podría justificar la acumulación de euros frente a yenes, y ese movimiento lateral, tras superarse la zona de 116, se habría roto al alza. Es muy probable un cambio de tendencia a favor del euro y del dólar y mientras no pierda nuevamente la zona de 116-115,5 para abajo, sería interesante tener posiciones compradas en los pares que se muevan frente al yen, especialmente en el euro.