El comportamiento racional crea extremos en el mercado que nos dan oportunidades de inversión atractivas. El mercado no siempre está igual, o está en tendencia -con o sin impulso, según en qué fase de la tendencia esté- o en lateral. Saber interpretar una situación es útil para saber subirse a la tendencia o adelantar que está a punto de terminar.





El mercado se compone de ciclos y el análisis técnico se basa en ello. La interacción entre ciclos crea la tendencia. Los ciclos se dividen en tres partes:
1ª- Inicio de subidas o recuperación de las caídas anteriores
2ª- Periodo de expansión. El momento de mayor crecimiento y subida de precios
3ª- Crisis: todavía crece el mercado, pero no al mismo ritmo. El ciclo está maduro y listo para cambiar
4ª- Recesión: caídas, tendencias en dirección contraria. A partir de aquí el ciclo volvería a repetirse

Charles Down, padre del análisis técnico, estableció varias fases en la tendencia:
1ª- Acumulación: los inversores más astutos y mejor informado toman posiciones, mientras la masa sigue sumida en el pesimismo
2ª- Participación pública: la mayor parte de los participantes del mercado se incorporan. Se suceden los mayores impulsos en la tendencia. Todo el mundo está optimista y parece que todo el que entra al mercado gana dinero fácilmente
3ª- Distribución: emparentada con la de acumulación, pero en sentido contrario. La tendencia se va agotando y los inversores mejor informados van deshaciendo posiciones, mientras la masa continúa siendo optimista y acumula posiciones

Esto es así en cualquier temporalidad. El mercado se comporta de forma fractal, es decir, los patrones de ciclo se repiten en cualquier temporalidad:
1º fase: marcada por el sentimiento de aburrimiento
2ª fase: marcada por la confianza
3ª fase: marcada por la complacencia. Parece que lo bueno no tiene fin, prácticamente todos están en el mercado, pero realmente el mercado está perdiendo impulso o momentum.

Impulso del precio. El precio va perdiendo impulso o momentum en cada fase, siendo la segunda fase la que más impulso tiene.

Los osciladores nos indican lo que nos está diciendo el precio, pero nunca hay que utilizar los osciladores solos. Osciladores:
RSI: porcentaje de velas alcistas vs bajistas. Normalizado de 0 a 100
Estocástico: está construido a través de la posición de una cotización con respecto a su máximo y a su mínimo, dentro de un período específico. Normalizado de 0 a 100
MACD. Convergencia y divergencia de medias móviles. Lecturas en valor absoluto. Me gusta sobre todo para las divergencias

Antes de utilizar un oscilador u otro tenemos que ver en qué fase está el mercado. Según la fase, lo utilizaremos de una u otra forma, incluso en contradicción.
En la 1ª fase de acumulación el momentum es mínimo y se va en contra de la tendencia
En la 2ª fase aumenta el momentum
En la 3ª fase de distribución se pierde el momentum y el mercado pierde impulso
aunque la mayoría de los inversores no lo perciben.

Los osciladores tienen un efecto desplazamiento por lo que se vuelven muy sensibles en los cambios de tendencia o extremos. En la fase 3 el oscilador se va de forma radical a la tendencia contraria, a pesar de que el precio no nos ha dado una pauta de agotamiento. El oscilador nos está dando un preaviso porque ha perdido demasiado momentum. En la primera fase los osciladores se van a sobrecomprado y en la tercera fase se van a sobrevendido. En la segunda fase, cuando la tendencia está más fuerte, el oscilador nos va a indicar un extremo, por ejemplo, si está alcista, nos indicará sobrecompra y podrá permanecer mucho tiempo ahí. Por lo tanto, no tendría sentido entrar cortos porque el impulso alcista es muy fuerte
En la tercera fase las velas se solapan más, hay menos impulso, se dibuja una pauta de agotamiento y el oscilador se desplaza a la situación contraria, antes incluso que la pauta de agotamiento se dibuje (por ejemplo, sobrecompra antes de que se dibuje el último hombro de un H-C-H).

Cuando hay una consolidación del precio, el oscilador cruza la línea cero que, en conjunción con la acción del precio, puede ser una buena conformación para entrar largos una vez que el precio va haciendo nuevos máximos.

Con el precio en rango –precio moviéndose entre un soporte y una resistencia, haciendo varios toques entre ellos- los osciladores permanecen encapsulados con el precio, el decir, el toque del precio en el soporte o la resistencia, coincide con el toque del oscilador en su soporte o resistencia.

Una divergencia es una diferencia entre el comportamiento entre el precio y el oscilador. Por ejemplo, tenemos divergencia si el precio realiza nuevos mínimos y el oscilador no acompaña. Esto nos indica que el momentum en cada mínimo es menor que en el mínimo anterior, por lo que nos tenemos que poner en guardia. Si se hacen nuevos mínimos con menos impulso, pasaríamos a la fase 3. Una divergencia no indica que el precio se vaya a dar la vuelta, tiene que confirmarse con el precio.

Conclusiones:
- En los extremos se encuentran las oportunidades.
- El precio es soberano. Nos transmite cómo está el mercado, si está en tendencia, en qué fase de la tendencia, o si está en rango. Los osciladores, en cambio, constituyen una ayuda.
- Hay que adaptarse a las condiciones del mercado. Hay que adaptar el Trading y usar los osciladores según esté el mercado


Siga en directo el resto de conferencias del Trading Room 2014 pinchando AQUÍ

Participe en Twitter con sus comentarios bajo el hashtag #TR2014MAD