La compañía se sitúa entre las diez compañías de la bolsa española de mayor rentabilidad por dividendo. A nivel técnico mantiene su tendencia alcista de largo plazo y se encuentra en una fase de consolidación. ¿Es momento de apostar por esta compañía como inversión de cara al 2017?
 
Naturhouse que es  una empresa que está especializada en la venta de productos dietéticos y la reeducación de hábitos alimenticios, se encuentra entre las 10 firmas más rentables de todo el mercado español por retorno por dividendo. En concreto, la firma presidida por Félix Revuelta alcanza el 6,25% sobre los dividendos abonados de forma efectiva en 2016, mientras que aún tiene pendiente abonarse el de final de ejercicio, que se hará efectivo a principios de 2017.

Naturhouse, que empezó a cotizar en Bolsa el 24 de abril de 2015, se ha revelado como uno de los valores bursátiles con mejor comportamiento a lo largo de 2016 en el selectivo nacional. De esta forma, la compañía, que cotiza en el Mercado Continuo, presenta una revalorización muy superior a la del Ibex Small Caps, índice en el que se integra, que cede un 0,4% este año frente al 17% de subida de Naturhouse.

Por otro lado, las perspectivas para el valor son positivas, ya que el 100% de los analistas que sigue a la firma tiene recomendación de compra sobre la acción, impulsado por su modelo consolidado de negocio, su expansión internacional (está presente en 32 países), su balance saneado y una buena rentabilidad por dividendo.

Así pues, si nos centramos en su aspecto técnico, los indicadores de la zona Premium de Estrategias de Inversión señalan que Naturhouse se encuentra en fase de consolidación, mientras que recibe una puntuación de 5,5 puntos en una escala que se mueve entre el cero y el diez.

Naturhouse indicadores


Otras de las variables a tener en cuenta son que aunque su tendencia de largo plazo es alcista, a medio plazo el valor aún describe una tendencia bajista. Asimismo, su momento total lento es positivo, su volumen de contratación para el largo plazo es creciente, y su volatilidad de medio plazo es decreciente.

Como contrapartidas, además de la tendencia bajista de medio plazo, también se observa que su momento total rápido es negativo, el volumen de contratación de este título es decreciente para el medio plazo y, por último, la volatilidad de largo plazo es creciente.