Las acciones de Microsoft han llegado a caer más de un 10% después de que varias firmas de análisis hayan decidido empeorar sus recomendaciones después de que la empresa publicara al cierre del lunes unos resultados decepcionantes.
La compañía se ha visto afectada por la fortaleza del dólar en los últimos meses que ha pasado factura, sobre todo, a los ingresos procedentes de China y Japón y a la venta de licencias para empresas.

De hecho, esta parte del negocio, la de la venta de licencias de productos subió menos de lo esperado el pasado trimestre, hasta 10.700 millones de dólares, cuando los expertos esperaban 10.900 millones.

También está por debajo la cifra de ventas esperadas, la de ventas futuras, que se ha colocado en 21.200 millones de dólares, unos 600 millones menos de lo que estimaba el consenso.

Sin embargo, estos malos datos se compensan globalmente con unas mejores ventas del negocio de la nube y X-Box. Con todo, a los expertos no les han gustado nada estas cuentas.

No es d extrañar, si se tiene en cuenta que en la actualidad el 57% de los ingresos proceden de la pata comercial de Microsoft.

Además, la cosa podría ir a peor ya que el efecto divisa podría seguir erosionando sus cuentas. La propia empresa avisa de que la fortaleza del dólar podría reducir sus ingresos en 4 puntos porcentuales el próximo trimestre.

Por eso un año después de que Satya Nadella tomase las riendas de la empresa al acceder al cargo de consejero delegado, la empresa sufre hoy un serio revés en bolsa.

Los analistas no han tardado nada en empeorar su visión sobre la compañía. JP Morgan ha rebajado su recomendación sobre la compañía a neutral desde sobreponderar. También ha recortado el precio objetivo desde 47 a 53 dólares por título.

Sterne Agee, por su parte, ha rebajado el precio objetivo de la compañía hasta 44 dólares por acción.

Citi afirma que los resultados han sido decepcionantes y ha rebajado la apuesta de la empresa hasta vender con un precio objetivo de 38 dólares por acción.

Así, el consenso le da un precio objetivo de 49,26 dólares por acción y una recomendación de mantener. En concreto, un 46% apuesta por no hacer cambios en la cartera, un 43% apuesta por comprar y un 11% recomienda vender.

La empresa llevaba hasta hoy una caída de un 8% desde principios de año después de que en 2014 subiera un 24% por el efecto Nadella y los anuncios de recortes en la compañía que había realizado el nuevo CEO. Además, en 2013 se apuntó una subida del 40% tras el anuncio de dimisión del anterior consejero delegado.

El PER de la empresa está en línea con el del S&P 500. De hecho, la correlación entre el selectivo y Microsoft es más que evidente.

Microsoft y SP 500



Si acceder a más análisis sobre Microsoft, pinche aquí.