En declaraciones a Europa Press, el gerente de la patronal de promotores (APCE), Julio Gil, contestaba así a las aseveraciones realizadas ayer por el director de la consultoría económica RR. Acuña & Asociados, Francisco Rodríguez de Acuña, durante la presentación de su anuario sobre la situación del mercado inmobiliario, en las que auguraba la desaparición de tres de cada cuatro promotoras a partir de 2009 y un escenario susceptible de producir un estallido de la burbuja inmobiliaria en un plazo de cuatro años. "Se trata de unas declaraciones sin sentido que no se ajustan a la realidad" y se basan en "datos erróneos", señaló Gil para añadir a renglón seguido que, por ejemplo, en España hay 45.000 inmobiliarias de las que sólo entre 9.000 y 10.000 desarrollan una labor activa, no 60.000 como se se afirmó desde la consultoría. Asimismo, Gil negó que se hayan construido de media unas 700.000 viviendas en los últimos tres años, y afirmó que la demanda ha sido de entre 450.000 y 475.000 viviendas en 2006 frente a las 400.000 apuntadas por Rodríguez de Acuña. El resultado del cálculo de los promotores sería una sobreoferta inferior a las 300.000 viviendas anuales, que darían una explicación coherente, según Gil, a la actual tasa de crecimiento de los precios cercana al 7%.