Así, los pisos de Almería, Granada, Málaga, Valencia, Alicante, Lugo, Coruña, Tenerife y Murcia representan los destinos de primera línea de playa más asequibles para estas vacaciones, con precios que no superan los 2.000 euros por mes.

Concretamente, alquilar un piso en Burela (Lugo) en el mes de agosto no cuesta más de 1.300 euros al mes, al igual que en El Faro (Fuengirola) y Torrevieja, mientras que en Almuñecar (Granada) el precio de los apartamentos no alcanza los 1.000 euros al mes.

Por otro lado, las zonas costeras más caras de España se encuentran en Mallorca, Santander, Ibiza y Sitges (Barcelona), donde se puede llegar a pagar más de 4.000 euros para arrendar un piso cerca de la playa.

En cuanto a destinos exclusivos, TecniTasa concluye que en Sotogrande Marina (San Roque-Cádiz) el alquiler alcanza los 9.000 euros al mes por un apartamento de 170 metros cuadrados.