Los ETPs largos sobre oro captan el mayor volumen de inversión desde junio de 2018, a medida que los inversores intentan aprovechar los precios de ganga.

Tras la caída del oro del 3% de la semana pasada, los inversores de ETPs se han volcado al metal con un vigor que no se veía desde junio último, invirtiendo un total de $85.5 millones en los títulos correspondientes. Parecería que muchos de ellos comparten nuestra visión de que la onza de oro está en niveles de sobreventa. Tal como hemos mencionado en el artículo titulado.Es probable que la leve reacción del oro al estallido de la crisis turca no sea tan relevante”, el metal podría reaccionar con cierto retraso a la crisis económica turca.

La semana pasada el metal precioso se negoció a la baja a causa de la apreciación del dólar. Aunque en períodos de estrés de mercado, su correlación negativa con el billete verde se disipa, el valor del metal igual podría verse afectado por un factor clave como lo es: la amenaza del banco central turco de vender reservas de oro para paliar la crisis cambiaria. De todos modos, somos de la teoría de que en este tipo de momentos de estrés, el oro puede convertirse en un activo muy preciado por los hogares turcos e inversores. Además, en caso de que el gobierno de Erdogan amenazase con imponer controles sobre la compra-venta de divisas o de oro, el valor del metal se podría verse impulsado por el riesgo político asociado a este tipo de medidas.

Flujos de inversión ETF y ETF

Los ETPs sobre plata y platino registran importantes reembolsos a medida que los precios reanudan su declive. La semana pasada los precios de la plata y el platino cayeron en un 4.7% y 5.9%, respectivamente. El declive ha sido considerablemente más pronunciado que en el oro, dado que no poseen el estatus de activo refugio de este último. Los inversores han reducido la exposición a estos dos metales de carácter más cíclico, reembolsando un total de $19.1 millones de los ETPs sobre plata (el mayor volumen desde junio de 2018) y $25.9 millones de los ETPs sobre platino (el mayor nivel desde agosto de 2016).

A pesar de la caída de precios de la semana pasada, los ETPs largos sobre níquel atraen inversiones por octava semana consecutiva. La semana pasada fueron invertidos $53 millones en estos ETPs. A pesar de que dos semanas atrás los precios del níquel parecían sortear de algún modo los efectos negativos de la guerra comercial, la semana pasada volvieron a hundirse producto de la venta generalizada de activos cíclicos. Sin embargo, creemos en que caso de que la crisis turca pueda ser contenida, es probable que esta clase de activos repunte. Asimismo creemos que en términos generales, las guerras comerciales deberían favorecer a los precios de los metales, ya que el impacto que se genera de las distorsiones en la cadena de suministro, debería ser mayor a lo que la demanda podría afectarse (para más información, diríjase al informe titulado “Guerra comercial: ¿están los metales ante unas perspectivas de precio alentadoras?”).

Continúan los reembolsos en los ETPs largos sobre cobre mientras la minera Escondida se acerca a resolver el conflicto que mantiene con sus trabajadores. Tras la mediación interpuesta por el gobierno chileno, el sindicato y sus miembros han aceptado celebrar un nuevo contrato con BHP Billiton. De esta forma se destraba un conflicto de varios años que entre otras cosas, implicó el año pasado una huelga de trabajadores de 44 días. Los inversores de ETPs liquidaron la semana pasada un total de $20.2 millones de los ETPs sobre cobre. Sin embargo, no estamos convencidos de que la oferta de cobre aumente como resultado del acuerdo. De hecho, contemplamos que a nivel mundial se reduzca a causa de las distorsiones que generan las guerras comerciales.

Los inversores liquidan $10.2 millones de sus posiciones cortas sobre USD-largas sobre EUR. La semana pasada los ETPs cortos sobre USD-largos sobre EUR registraron reembolsos por un total de $10.2 millones, revirtiendo así buena parte de los $11.6 millones invertidos en las dos semanas previas. En las últimas dos semanas, el euro ha perdido casi un 2% frente al billete verde a raíz de los temores de contagio de la crisis turca.