Los contribuyentes que ganen más de 24.000 euros dejarán de ingresar una media de 1.021 euros anuales debido a la modificación de la deducción por compra de vivienda que se aplicará a partir de 2011, según las estimaciones de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha). En un comunicado, Gestha explicó que esta medida afectará a más de un tercio de los contribuyentes, ya que en la actualidad el 38,4% de los ciudadanos percibe unas rentas por encima de 24.000 euros, lo que supone que, a largo plazo, más de 2,7 millones de personas dejarán de recibir este incentivo fiscal.

Según las estimaciones del colectivo, la modificación supondrá para las arcas públicas un ahorro fiscal de 2.767 millones de euros, que el Ejecutivo podría destinar a otras políticas directas relacionadas con la vivienda como incentivos al alquiler o la compra de suelo público para la promoción de VPO.

En cambio, sólo 4,3 millones de contribuyentes se beneficiarán de una deducción media por adquisición de vivienda de unos 816 euros anuales a largo plazo, ya que el 61,6% de las personas que deducen por vivienda habitual declaran ganar menos de 24.000 euros.

Los técnicos de Hacienda consideran que esta medida debería ser "más progresiva", ampliando el límite de 24.000 euros porque supone un "agravio" hacia las clases medias españolas, que también están sufriendo las consecuencias de la crisis económica.

Además, consideran que debería tenerse en cuenta las situaciones en que trabaja solo un cónyuge y ampliar el límite de 24.000 euros en los casos en los que se hace declaración conjunta y la vivienda está inscrita a nombre de los dos componentes de la pareja.

Asimismo, Gestha considera que el corte de la deducción perjudica a las clases medias también por el elevado fraude fiscal porque, ya que "no es creíble que apenas el 3% de las personas declaren ingresos por encima de los 60.000 euros". En este sentido, reclama al Ministerio de Economía que le autoricen a investigar el fraude más cualificado y complejo.

A pesar de todo, valoró "con moderación" las medidas fiscales anticrisis anunciadas el pasado martes, al considerar que "condiciones excepcionales" como las actuales justifican también medidas excepcionales" para aliviar el ahogo económico de familias, pymes y autónomos.

Por comunidades autónomas, Madrid es la región en la que más personas dejarán de acceder a la deducción, ya que un total de 605.015 perderá este beneficio fiscal en 2011 (el 48,9% del total). A continuación se sitúa Cataluña (574.179 contribuyentes), Andalucía (390.064), Comunidad Valenciana (275.232) y Castilla y León (157.949) y Galicia (113.629).