Una vez es el sector bancario el que está haciendo que el selectivo español no avance como debiera y es el único índice importante europeo, junto con el italiano, que se encuentra cotizando con pérdidas, puesto que DAX, CAC 40 y Eurostoxx 50 se encuentran en verde durante la sesión.
 
Las dudas del sector bancario y la política de los bancos centrales están pesando y mucho sobre el selectivo de referencia del mercado español. Hasta el momento siguen sin levantar cabeza y tanto los valores de gran capitalización como los de más mediana capitalización de la industria financiera española se encuentran con pérdidas durante estos momentos acumulando varias jornadas de dudas.

La gran exposición del Ibex 35 a la banca está lastrando el comportamiento del índice. Estos descensos están encabezados por los retrocesos de Banco Santander, que cede en torno al punto porcentual, y por BBVA, que pierde en torno al 0,6%, aproximadamente. Pero el resto de bancos también retroceden posiciones al caer notablemente en algunos casos. Es el ejemplo de Caixabank (-1,5%); de Popular (-1%); de Bankia (-1%); de Sabadell (-0,8%); y más leve de Bankinter (-0,3%).

Bancos Ibex





A los valores financieros les sigue afectando todos los problemas que ya hemos contabilizado hasta ahora, además de las políticas monetarias o los riesgos de la banca italiana con los problemas con los créditos dudosos, y se le une la incertidumbre sobre Deutsche Bank, después de conocer la multa de hasta 14.000 millones de dólares. Hoy el banco alemán se deja otro 2%, después de su último rebote y vuelve a afectar al resto del sector del Viejo Continente.

Cabe recordar que esta semana también tenemos reunión de la Reserva Federal en Estados Unidos, de la que las entidades bancarias estarán bastante atentas por los movimientos que puedan realizar. Ahora mismo se está descontando una no subida de tipos de interés en el país norteamericano y eso se está descontando de forma negativa en los mercados.

Sin embargo, un mensaje más hawkish por parte de los responsables de la institución monetaria estadounidense podría abrir el melón para nuevas subidas de estos valores, que están deseosos de un cambio de rumbo en las medidas por el principal banco central de la primera potencia mundial.