Con un Banco Central Europeo que hace lo que sea para incentivar la concesión del crédito y unos bancos que, por el momento siguen manteniendo como argumento la ausencia de “demanda solvente”, lo cierto es que actualmente los españoles pagamos por el crédito cerca del doble de interés de nuestros vecinos europeos. Pero ¿y en las hipotecas?


Actualmente el crédito que se concede en el mercado español es casi nulo. Parece lógico si se piensa que la morosidad del sector financiero cerró el mes de julio en el 13.15%. Una cifra que, según el Banco de España, representa un total de 184.520 millones de euros, el nivel más bajo desde agosto de 2013. Y sin embargo, el poco crédito que se otorga se hace al doble de interés del que lo toman nuestros vecinos europeos. Según los últimos datos del BdE, los tipos que aplican los bancos para préstamos de entre uno y cinco años es del 9.88% de media. Dicen los expertos que más que en los tipos, el problema está en las garantías. No es tanto el precio porque realmente una empresa que necesita crédito puede hacer un esfuerzo sino que los bancos ahora exigen no sólo un incremento en ventas sino garantías reales con buenos proyectos y avales suficientes de acceso al crédito.

Pero ¿y los particulares? Dicen los expertos que el aumento de liquidez que van a recibir las entidades financieras por parte del BCE lleva a pensar que los tipos de interés podrían bajar aún más en los próximos meses aunque todavía queda mucho para que el crédito vuelva a fluir en los niveles previos a la crisis.

En este entorno, las hipotecas más rentables – entendido por tal, aquellas por las que se paga una menor cuota mes a mes – tienen un diferencial respecto a Euríbor que no baja del 1.6% ,según los datos publicados por Bankimia. Por cierto, que el Euribor cerró el mes de septiembre en mínimos históricos del 0.362%. Tomando como referencia una hipoteca de 100.000 euros a 30 años, la Hipoteca Sin más de Bankinter es la que, de media, menor cuota pagaría mes a mes. El primer año se haría la financiación a un Euribor +2.50% en tanto que para el resto de período sería el Euribor 1 año +1.70%. En total, una cuota mensual de 373 euros. El “pero” de esta hipoteca es que lleva aparejada la contratación de cuatro productos adicionales como el seguro de hogar y de vida y la domiciliación de nómina y recibos.

La hipoteca naranja de ING “ofrece” un diferencial sobre Euribor del 1.89%, con lo que la cuota mensual con las variables antes descritas quedaría en 382 euros. Para la concesión de esta hipoteca, que no exige un ingreso al mes de 600 euros mínimo, exige la contratación de tres productos: seguro de vida, de hogar y domiciliación bancaria.

Un euro más al mes se paga por la Hipoteca Ahora requisitos máximos de Liberbank. La entidad ofrece el primer año un pago de Euribor +2.95% que baja hasta el 1.89% durante el resto de la vida de la hipoteca. Una concesión condicionada, por supuesto, a la contratación del seguro de hora, domiciliación bancaria y tarjeta de crédito. Siempre y cuando la nómina tenga un importa superior a los 2.000 euros al mes.