El aumento de las reservas de apartamentos cercanos a las playas de Gran Canaria, Mallorca y Alicante realizadas en mayo ha provocado que la ocupación hotelera en el mes pasado cayera un 5% con respecto al mismo periodo de 2008, según el informe ABBA basado en más de 500 entrevistas a agencias de viajes de España.
Asimismo, los turistas --tanto españoles como extranjeros-- han disminuido su interés para solicitar información sobre destinos de la Costa Brava, Fuerteventura y Tenerife, mientras que las agencias han recibido mayores peticiones de reservas para la costa de Galicia y Levante.

La crisis repercute en la selección de destinos para el verano, y para ahorrar pero sin renunciar a las vacaciones, los turistas se decantan por ciudades más baratas y cercanas a su lugar de residencia.

Así, la recesión económica ha cambiado el origen de procedencia de los tradicionales visitates de Gran Canaria, que en su mayoría eran extranjeros. Pero las reservas internacionles ejecutadas por las agencias durante el mes de mayo descendieron, mientras que las realizadas por españoles aumentaron "notablemente", según indica el informe ABBA.

En cuanto a los destinos internacionales más solicitado por los españoles, Cancún y Riviera Maya han sufrido un "fuerte recorte" de las reservas debido al miedo a viajar a México como origen de la pandemia de gripe A, a pesar de los esfuerzos de las autoridades aztecas en recalcar que en ambas ciudades no se ha registrado ningún caso de la nueva enfermedad.

Por último, los españoles han aumentado su interés por conocer Cartagena de Indias y China --concretamente las ciudades de Sanghay y Pekín--.