“El mercado no deja de darnos alegrías desde los últimos recortes. Desde los 7.800 podríamos tener un rebote, el problema es que los rebotes duran tan poco como las caídas”.


En el lado positivo “sigue habiendo mucho apoyo de los bancos centrales y las expectativas de que el BCE mueva ficha en próximas reuniones está apoyando a los mercados”.

El lado negativo están “los resultados empresariales de Europa, que están siendo peores de lo esperado. No así en EEUU”. De hecho, el experto cree que “junto con los riesgos políticos, los resultados empresariales, han hecho que lo hagamos peor hasta ahora en Europa, y lo pueda seguir haciendo en el medio plazo”.

Este rebote era esperable, pero seguimos en la parte alta del rango lateral en el que nos hemos movido estos meses. La posibilidad de una ruptura por arriba pasa por noticias de los bancos centrales”. En este escenario, “las caídas son oportunidad de compra. Las cosas tienen que mejorar”.

Declaraciones a Radio Intereconomía