“El mercado está demasiado complaciente, pero el cambio de ciclo que implicará la subida de tipos en EEUU está a la vuelta de la esquina y hoy Yellen nos preparara para ello, debido a que en septiembre no se pudo hacer por la caída del yuan”.

A corto plazo estimamos una cierta toma de beneficios, que sería saludable para evitar que la Fed nos pille con el pie cambiado.

Ojo con los bonos, pues la rentabilidad está en los mínimos de los últimos años. Esto me hace temer lo que pueda suceder en la renta variable. La TIR del bund ha caído del 1% al 0,445%, lo que es un buen rejón a las rentabilidades que puede provocar desazón.

En cuanto a la temporada de presentación de resultados empresariales, vemos que la depreciación del euro hace que las cuentas de las empresas más retail estén mejor; también la caída del precio del petróleo ha beneficiado a empresas como las cementeras; pero químicas, minas, autos y utilities siguen a la baja. Estos sectores no nos dan tranquilidad y menos tras haberles visto rebotar desde mínimos.

Estoy mirando a Repsol, que ha caído con mucha fuerza y tiene un yield elevado si el petróleo se mantiene sobre 50 dólares.

Declaraciones a Radio Intereconomía