La prima de riesgo baja un 12% ante el mecanismo antifragmentación del BCE

Las nuevas elecciones en Italia, tras el fracaso del gobierno encabezado paradójicamente por quien fuera el presidente del BCE, Mario Draghi y ahora primer ministro italiano en funciones, han vuelto a tensar las primas de riesgo, ese indicador que como saben, se encarga de medir la salud inversora del mercado de bonos de cada país y la necesidad o no de exigir más rentabilidad por mayor riesgo a cada Estado. El 25 de septiembre es la fecha en cuestión de las votaciones para elegir nuevo ejecutivo en Italia.

Y esa tensión, ha sido, uno de los factores más importantes para que no solo la italiana que ya compite por encima de los 210 puntos básicos de tú a tú con la siempre más elevada prima de riesgo griega, sino que, la española, también se ha visto contagiada. Eso sí, la nuestra le lleva a la baja más de 100 puntos básicos, alivio relativo, porque los tensionamientos nunca se centran en un solo país, y porque la portuguesa, tradicionalmente por encima de la nuestra, ahora es más baja.

Mapa de las principales primas de riesgo europeas

Bien es cierto que el alivio, relativo también, ha llegado con esa caída a la que hacíamos referencia en el título: hablamos de ese 12% en el que ha bajado de los niveles de 124,55 puntos básicos en el que estaba el spread español el 21 de julio, día en el que el BCE, además de subir los tipos en 50 pb por primera vez desde 2011, aprobaba el nuevo mecanismo antifragmentación que llevará por título Instrumento de Protección para la Transmisión, en sus siglas en inglés TPI, que coincide en sus siglas, sin nada que ver con el Tribunal Penal Internacional.

Se trata ya saben de un mecanismo que servirá para cuidar que no ocurra lo de siempre, que la diferencia abismal entre primas de riesgo entre el norte y el sur no cree un problema mayor que el que ya tenemos sobre la mesa. Era uno de los asuntos que más preocupaban más allá de la tardanza en subir tipos.

De momento, se trata de un instrumento que todavía despierta muchos interrogantes, y que está ahí, solo en caso de emergencia, ya que solo se utilizará si se necesita y a petición del país en cuestión. Y también previo paso por el Consejo de Gobierno del BCE, que debe discutirlo y aprobarlo, otro debe en su puesta en marcha.

Si nos fijamos en el caso meramente español, el tensionamiento de la prima de riesgo nos lleva a un bono a 10 años con nueva referencia que elevó ligeramente el 18 de julio la prima de modo testimonial, y que ahora se mantiene en el entorno del 2% con un bund alemán en el 0,94%, vamos por las nubes para los bajos niveles e incluso negativos a los que nos tiene acostumbrados.

Prima de riesgo española a 1 años y evolución de los 10 años español y alemán

La tensión en el mercado sigue patente, con esa recesión que muchos dicen que augura esa diferencia a favor del Treasury americano a 2 años frente al 10 y que la semana pasada superaba los 41 puntos básicos. Y nuestra prima lo refleja con niveles que se asemejan a los de mayo y que no bajan de los 100 puntos básicos desde finales de abril.

Además, el BCE está comprando más bonos españoles con el programa antipandemia. De hecho, como vemos en los datos del BCE, entre junio y julio, mientras desinvierte 14.279 millones en bonos alemanes, invierte 5.916 en España, aunque sin duda Italia se lleva la palma con compras de 9.762 millones para aliviar su elevada prima.

Cuadro de compras entre junio y julio de compras de bonos del BCE

La compra de bonos españoles es la segunda mayor con diferencia en ese periodo ya que, para llegar al tercero, el de Grecia hay que bajar hasta los 1.089 millones de euros en renta fija helena invertidos por el BCE entre junio y julio.  Y en cuanto a tenencia global, también a finales de julio, España es el cuarto país, lo que se corresponde con su peso comunitario tras Alemania, Francia e Italia.

Si quiere conocer los valores más alcistas de la bolsa, regístrese gratuitamente en Estrategias de Inversión