Eso es, al menos, lo que asegura la agencia de contratación Hays en su último informe Global Skill Index en colaboración con Oxford Economics.

Según este estudio, "las empresas necesitan talento para crecer y si no se cubren las posiciones clave, no serán capaces de prosperar en todo su potencial".

En este sentido el informe apunta que "la ligera recuperación económica de España no impide que el mercado laboral siga sometido a enormes presiones, mayores incluso que hace un año", explican. El país se sitúa en la tercera posición entre los que sufren una mayor presión. Esto quiere decir que "nuestro país tiene una gran dificultad para cubrir algunos puestos en las industrias de alta cualificación, aunque como positivo destaca que se observa una mejora en la flexibilidad del sistema educativo", aseguran.

De hecho, una de las conclusiones del estudio es que a medida que la recuperación mundial continúa y se están creando puestos de trabajo más cualificados, la crisis de talento continuará empeorando.

Con todo "la mejoría de la situación económica, con un crecimiento positivo del PIB anual y, como consecuencia de ella, el empleo, indican que vamos en la tendencia correcta", afirma Christopher Dottie, director general de Hays España.

"Sin embargo, con una tasa de desempleo significativamente mayor que la de cualquiera de nuestros vecinos, especialmente entre los jóvenes y en el desempleo de larga duración, la aceleración de esta tendencia sigue siendo crítica. La enseñanza superior es estructuralmente fuerte pero se mantiene aislada del mundo de la empresa, le falta cintura adaptarse a las necesidades cambiantes del mercado. Es previsible que la mejora de la economía aumente la confianza de los mercados, lo que provocará un dinamismo y flexibilidad donde la innovación continua será la clave".

En concreto, el informe explica que las empresas tienen dificultades para encontrar empleados con las habilidades necesarias, en particular en las ocupaciones de alta cualificación como informática e ingeniería.

Una de las conclusiones de este informe es que "para evitar una brecha cada vez mayor entre las necesidades de las empresas y las capacidades de las personas en busca de trabajo, hace falta una mayor colaboración entre los gobiernos, las autoridades educativas y, sobre todo, las propias empresas. Éstas tienen que trabajar más eficientemente en esta dirección con escuelas y universidades para dar forma al talento de mañana".

De hecho, explican que no es casualidad que países como Alemania y Austria, que tienen programas de aprendizaje eficaces, se sitúan entre los que tienen un desajuste de talento más bajo. Además, el estudio indica que los gobiernos también tienen que modificar sus políticas de inmigración para permitir la llegada de trabajadores más cualificados.
El estudio propone varias acciones a todos los integrantes de la sociedad: gobiernos, políticos y empresarios. El objetivo es mejorar la situación del mercado de trabajo, sobre todo en países como España con una tasa de paro juvenil superior al 50%.

Entre otras cosas, el estudio propone:

1- Colaboración de las autoridades educativas con las empresas para alinear las necesidades laborales con las titulaciones ofrecidas. En este sentido se necesitan sobre todo habilidades en áreas como la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.
2 - Los gobiernos deben trabajar con las empresas para asegurar que las regulaciones laborales que facilitan el aumento de la disponibilidad de trabajadores con las habilidades requeridas.
3- Los gobiernos deben establecer una distinción clara entre la inmigración masiva y la migración cualificada que permita a las empresas acceder a los trabajadores con las aptitudes que necesitan.

indice global hays