Unos 10.000 propietarios de pisos en alquiler solicitan cada mes garantías para asegurarse el cobro de la renta, un 30% más respecto a los que lo hacían hace seis meses, según Arrenta, la firma especializada en este tipo de garantías. La compañía atribuye el aumento de demanda de este producto a la actual situación de crisis económica, que, en su opinión, "aumenta la desconfianza de los propietarios en cuanto al cobro de la renta".
"El 75% de los propietarios exige ya garantías concretas a los futuros inquilinos sobre todo el pago de las rentas", indicó en un comunicado el gerente de Arrenta, Carlos Ruíz Pérez. De hecho, la firma considera que, a través del servicio de estudios de viabilidad de los inquilinos que ofrece, está detectando intentos de fraude entre potenciales inquilinos. "Los posible inquilinos modifican los datos o los ocultan para intentar saltar los controles de la agencia inmobiliaria o del propietario para tener acceso a la vivienda que desean", según Ruíz Pérez.