Estamos cerca de las alzas anuales y a corto plazo tenemos un ajuste del último tramo de subida que lo ha llevado desde los 11.550 puntos hasta niveles actuales. Habrá que estar muy atentos a la presión compradora ya que la tendencia sigue siendo alcista y podremos ver en próximas semanas al Ibex sobre los 12.000 puntos. Por debajo de un escenario de continuidad alcista no tendría sentido perder los 11.550 puntos.