La prohibición de las ventas a corto en determinados activos en Alemania son, según Álvaro Winzer, analista de BNP Paribas Fortis, “intrascendentes para los valores porque muchas operaciones se realizan fuera del mercado alemán y será difícil que se puedan ejecutar”. Lo que hay que hacer, opina el experto, “es mejorar los balances y los fundamentales de las financieras europeas y salir de la tónica en la que estamos”.
Las declaraciones de Paul Walker en las que pronostica que las economías europeas afectadas por la crisis tendrán una dura recuperación, “son parte de una estrategia, pues nadie espera que el euro esté fuerte en este entorno, en el que Alemania necesita esta debilidad para crecer”. Aún así, “el euro debería estar, desde el punto de vista de los fundamentales, más fuerte que nunca porque se están debilitando las reglas con las que vamos a funcionar, pues es la primera vez que se definen muchas de las normas de apoyo de transferencia de fondos de un lado a otro de Europa y se están aclarando normas que nunca estuvieron claras para los estrategas anglosajones”.

Pero, “si al final salimos con una transferencia de fondos por parte de los países nórdicos y Alemania hacia los países del Sur, tendremos un euro bastante más fuerte. Pero ahora no conviene tener un euro fuerte, aunque sí que caiga con relativa estabilidad”.

Habría que aprovechar días de caídas para comprar “exportadoras alemanas y compañías ligadas al negocio doméstico alemán porque se beneficiarán del crecimiento del PIB germano”. Además, Winzer recuerda que “la bolsa alemana está fuerte, subiendo por encima del S&P 500 en moneda local y tenemos valores germanos a buen precio”.

Sanofi-Aventis lanza una OPA amistosa sobre Nepentes, una operación que Winzer considera que es “marginal para Sanofis, para complementar su portfolio”. Añade que “hay muchas compañías europeas que están a precios muy bajos, los fondos están con una exposición a Europa en mínimos de 15 años y la rebaja de peso y ponderación que se hizo al Viejo Continente a finales del año pasado fue excesiva”.