Grifols ha cerrado el ejercicio correspondiente al año 2015 con una cifra de negocio que asciende a 3.934,6 millones de euros. En relación con los 3.355,4 millones de euros de 2014 supone un crecimiento del +17,3%. La evolución de las divisas, en especial el dólar, ha favorecido los ingresos, que aumentan un +2,5% a tipos de cambio constantes.


Así, los ingresos recurrentes del grupo (excluyendo Raw Materials and Others) crecieron un +18,3% (+3,5% cc) y alcanzaron 3.819,8 millones de euros. Los ingresos no recurrentes de Grifols que se engloban en Raw Materials and Others se situaron en 114,8 millones de euros y suponen el 2,9% de la facturación.


 
El EBITDA de Grifols ha incrementado un +11,0% hasta 1.162,6 millones de euros. El margen EBITDA, en línea con lo previsto, se ha situado en el 29,5% de los ingresos. El EBIT aumentó un +13,1% hasta 970,4 millones de euros y el 24,7% de los ingresos.
 
Los márgenes han estado afectados principalmente por la dinámica competitiva en el mercado estadounidense de inmunoglobulina intravenosa (IVIG); por la disminución de los ingresos por royalties relacionados con la unidad de diagnóstico transfusional; y por el funcionamiento simultáneo de las dos plantas de fraccionamiento situadas en Clayton (Carolina del Norte, Estados Unidos) mientras se traspasa toda la producción a la nueva planta.
 
El mix geográfico de los ingresos, el impacto de las inversiones en nuevos centros de plasma en el coste de la materia prima y el aumento de los recursos destinados de manera directa a I+D (5,7% de los ingresos totales del ejercicio 2015) se han visto parcialmente compensados por la mejora de las eficiencias productivas y operativas obtenidas en las plantas del grupo.
 
A lo largo de 2015, la compañía ha seguido adelante con el plan de expansión de capacidad industrial y con la consecución de mayores eficiencias productivas, a lo que han contribuido:
 
  • -- La entrada en funcionamiento de la nueva planta de purificación de IVIG al 10% situada en Los Ángeles (California, Estados Unidos).
  •  
-- La puesta en funcionamiento de la planta de purificación de albúmina situada en el complejo industrial de Clayton como instalación alternativa para producir esta proteína plasmática. Con esta planta Grifols logra más flexibilidad en sus procesos, ya que puede fabricar este producto indistintamente en sus tres plantas.

-- La comercialización de los primeros lotes de IVIG producidos con plasma fraccionado en la nueva planta de Clayton, que refleja el esfuerzo que se está realizando para agilizar la transición del proceso de fraccionamiento de plasma de una planta a otra.

-- La obtención de la licencia de las autoridades sanitarias de Canadá para comercializar en este país IVIG y alfa-1antitripsina producidas a partir de plasma fraccionado en la nueva planta de Clayton.
 
Grifols mantiene como objetivo estratégico maximizar la utilización de cada litro de plasma y, como consecuencia, optimizar la rentabilidad por litro. Ello supone aumentar equilibradamente las ventas de las principales proteínas plasmáticas que comercializa teniendo en cuenta la eficiencia industrial.  También continúa la política de racionalización de gastos operativos relacionados con servicios centrales y la implementación de tecnologías que contribuyan a mayores eficiencias.
 
El beneficio neto de Grifols ha aumentado un +13,2% hasta alcanzar 532,1 millones de euros. Representa el 13,5% de los ingresos netos de la compañía.
 
El resultado financiero aumentó un +4% hasta 271,8 millones de euros penalizado, principalmente, por la evolución del dólar frente al euro. Adicionalmente, las diferencias de cambio han afectado negativamente el resultado financiero en 12,1 millones de euros. A tipos de cambio constantes, el resultado financiero ha disminuido un -9,1%. 
 
La tasa impositiva efectiva de Grifols se ha situado en el 23,0% de acuerdo con el peso del beneficio obtenido en las distintas zonas geográficas en las que opera la compañía.
 
La deuda financiera neta se situó en 3.710,3 millones de euros a diciembre de 2015, incluyendo el préstamo de 100 millones de euros formalizado con el Banco Europeo de Inversiones (EIB – European Investment Bank, por sus siglas en inglés) a finales de octubre de 2015 que Grifols utiliza para apoyar sus inversiones destinadas a I+D.
 
Durante el año,se ha constatado la progresiva reducción del apalancamiento, aunque la apreciación del dólar frente al euro ha impactado en las cifras reportadas, ya que la mayor parte de la deuda financiera de la compañía está referenciada en dólares. Como consecuencia, el ratio de deuda financiera neta sobre EBITDA se ha situado en 3,19 vecesa diciembre de 2015, si bien disminuye hasta 2,92 veces sin considerar los efectos de la variación del tipo de cambio, frente a las 3,01 veces reportadas en diciembre de 2014.
 
La disminución del endeudamiento es una prioridad para la compañía. Para cumplir con este objetivo, Grifols mantiene unos elevados y sostenibles niveles de actividad y generación de caja operativa, que alcanzó 742,8 millones de euros en 2015. La posición de caja del grupo se ha situado en 1.142,5 millones de euros, superando los 1.079,2 millones de euros reportados en 2014, una vez realizados los dos pagos de dividendos por un importe total de 221,8 millones de euros, la recompra de activos industriales en Estados Unidos y España por importe de 277 millones de euros y el servicio de la deuda. Además, Grifols cuenta con líneas de financiación no dispuestas por un importe aproximado de 469 millones de euros. La posición de liquidez supera los 1.600 millones de euros.
 
La demanda de proteínas plasmáticas de Grifols ha mantenido una tendencia alcista y la División Bioscience se ha mantenido como la principal línea de crecimiento. Los ingresos netos se situaron en 3.032,1 millones de euros, que representa el 77,1% de los ingresos totales del grupo, con un crecimiento sólido del +20,6% (+4,8% cc) comparado con el ejercicio 2014.
 
La facturación de la División Diagnostic alcanzó 691,5 millones de euros con un incremento del +11,5% (-0,9% cc). Es relevante el impulso de las ventas en la zona Asia-Pacífico, que incluye la evolución en mercados como China y Japón, así como la consecución de unos elevados niveles de eficiencia productiva. La División Hospital facturó 96,2 millones de euros que, en relación con los 94,8 millones de euros de 2014, supone un aumento del +1,5% (-0,2% cc).

La solidez de los resultados y la positiva evolución de los flujos de efectivo han contribuido a reforzar el balance en 2015.
 
El activo total consolidado a diciembre de 2015 ascendió 9.601,7 millones de euros y muestra un aumento significativo en relación a los 8.449,8 millones de euros a diciembre de 2014. Las variaciones están principalmente relacionadas con los efectos de la variación del tipo de cambio; la destacable generación de caja; las inversiones de capital (CAPEX) por importe de 266 millones de euros; la recompra de activos industriales en Estados Unidos y España por importe de 277 millones de euros; y latoma del 47,58% de participación en Alkahest por importe de 37,5 millones de dólares.
 
La optimización de la gestión del circulante ha continuado como palanca para la mejora de la solidez financiera. En un entorno de crecimiento de los ingresos y de la actividad productiva de la compañía, destaca la reducción de la rotación de inventarios, que se ha reducido hasta 261 días a diciembre de 2015 comparado con los 266 días de 2014. También se ha logrado el periodo medio de cobro más bajo de la historia de la compañía que se ha situado en 34 días en diciembre 2015 frente a los 55 días reportados en diciembre de 2014. El periodo medio de pago a proveedores fue de 53 días.
 
El patrimonio neto de Grifols ha incrementado hasta alcanzar 3.301,4 millones de euros como consecuencia, principalmente, de los beneficios obtenidos en este periodo.