El BCE ha actuado según lo previsto y lo que tenían previsto en su hoja de ruta. Por un lado mantiene los tipos de interés en el 0.05% (sin sorpresas) y la tasa de depósitos en el -0,20%. Por otro, se ha aprobado el esperado QE, que ya se había anunciado en la reunión anterior. También ha centrado su discurso en la situación griega y en el objetivo de inflación. 
Era una jornada que se iba a seguir con atención. Y así ha sido. Mario Draghi ha salido a la palestra con el objeto de dar a conocer los detalles sobre su programa de compra de bonos sobre deuda soberana de los países de la Unión. Sin embargo, no ha habido detalles sobre su implementación.

En primer lugar, el QE dará el pistoletazo de salida el próximo lunes 9 de marzo. Cada mes el BCE hará compras de bonos europeos por un importe de 60.000 millones de euros, además de ABS. Así hasta septiembre de 2016, o hasta que la inflación consiga recuperarse y estar en torno al objetivo del 2%. (Ver: comunicado)

En total, el balance del BCE alcanzará sus máximos de 2012, según ha repetido Draghi en múltiples ocasiones y como así ha confirmado también en su rueda de prensa de hoy. Se estima que, si todo sigue el curso establecido, el BCE invertirá entre 850.000 y 1.15 billones de euros.

Evolución del balance del BCE
Evolución del balance del BCE

Lo que se pretende es que los bancos saquen de su balance sus enormes carteras de bonos soberanos –fundamentalmente de sus países- y ese espacio lo llenen con liquidez procedente del BCE. Es decir, que la autoridad monetaria le dará al botón de imprimir de la máquina del dinero para que, si todo funcione, los bancos puedan darle préstamos, hipotecas, o créditos de consumo y el motor económico vuelva a girar.

En este sentido, Draghi se ha mostrado sorprendido de las críticas que ha recibido el programa de compra de bonos, incluso sin haber empezado. Principalmente por los analistas que aseguraban que los bancos no iban a querer vender sus carteras de bonos.

El presidente también ha rechazado las acusaciones que aseguran que sus medidas no han pasado a la economía real. Es por eso por lo que ha ofrecido datos sobre la reducción de la fragmentación del mercado. "Lo que estamos viendo es que los beneficios de las políticas monetarias han pasado en forma de rebaja de tipos en los créditos a las familias... por ejemplo", ha asegurado.

Situación de Grecia

Pero Mario Draghi, como era evidente, también se ha referido a la situación de Grecia, que ha resonado en la rueda de prensa una y otra vez. Así pues, se ha destacado que el Banco Central Europeo no puede comprar bonos griegos por varias razones, según las palabras del presidente.

El BCE No puede comprar bonos de países rescatados, porque sólo pueden comprar bonos con grado de inversión”. Además, Draghi ha explicado que "tenemos un límite de un 33% por emisor (…) Tan pronto como Grecia repague el préstamo que vence en junio podríamos hacerlo".

"Lo último que puede decirse es que el BCE no ayuda a Grecia", ha agregado Draghi a las preguntas constantes de los periodistas griegos.

La inflación como telón de fondo

La principal meta que se pretende lograr con la aplicación de esta política monetaria es conseguir el repunte de la inflación y que, en efecto, alcance el 2%. Según los últimos datos que se han conocido, en términos interanuales, descendió en el mes de febrero al 0,3%, desde el 0,6% en enero.

Inflación de Europa

Inflación europea: Datos del BCE

Son unas cifras que no han pillado para nada de sorpresa. En la comparecencia del máximo responsable del BCE en el pasado mes, ya se expuso que los precios seguirían a la baja en los próximos meses, pero que lo principal es que se consiguiera el objetivo a largo plazo. Sobre todo, con la implantación de las políticas de expansión monetaria.

Así Draghi ha afirmado que, por otra parte, la caída del precio de los combustibles beneficiará una mejora de la demanda. Aunque ha insistido que los países europeos “deben hacer más reformas”.

Perspectivas de inflación y petróleo, según Barclays

Perspectivas de inflación y petróleo, según Barclays

Con todo, las nuevas proyecciones del BCE para el PIB de la eurozona en 2016 y 2017. Quedarían en el 2015 en el 1,5%, en el 1,9% para el 2016, y en el 2,1% para el 2017.

"El BCE está haciendo lo que se necesita desde el punto de vista monetario, aunque en términos políticos el reloj no se detiene”, apunta Richard Barwell, economista para Royal Bank of Scotland. "Si todo va según lo previsto, la economía mejorará en algún momento y los tipos de interés se elevarán de nuevo (…) En ese momento, los países que se han quedado atrás en las reformas van a pagar el precio y podrían arrastrar al resto de la región”, añade.

Euro, en mínimos de 11 años. Bolsas al alza

Tras la aparición de Draghi el par euro-dólar ha cambiado el comportamiento que había desempeñado durante toda la mañana para darse la vuelta y mostrar caídas. De esta manera, el EURUSD se mantiene en mínimos de 11 años como ya se había estado fraguando durante las últimas fechas.

En última instancia, las bolsas europeas han mantenido un signo positivo generalizado. El selectivo español ha estado en verde en todo momento y por encima de los 11.140 puntos. El DAX también ha aglutinado subidas de más del 0,6% y el CAC 40 con un repunte de más del 0,65%.