Wall Street abre en números rojos la primera jornada de la semana en la que el sector automotriz se sitúa en el punto de mira de muchos inversores. En opinión de Eduardo Vicho, co-director de EJD Valores “parece que este sector no termina de convencer al mercado”. La atención del mercado está en General Motors y Crhysler después de que la Casa Blanca pusiera de manifiesto que la quiebra podría ser la mejor opción para el gigante GM. El experto ve que a pesar de que se han hecho inyecciones de capital a cambio de un plan de viabilidad “parece que esta viabilidad sigue sin estar en el mercado”. En el caso de GM, de continuar las cosas así, Vicho cree que “deberán dejarla quebrar porque parece que es a lo que está abocada con un sistema financiero que todavía no se ha reactivado”. El analista apunta a que las inyecciones de capital que se han producido hasta ahora para este sector han sido “parches con el fin de que la tasa de paro no creciera de forma considerada”. Además, recuerda que lo que estamos viendo en GM “lo vamos a ver en distintas empresas de EE.UU” al no haberse reactivado aún el sistema financiero y no verse un suelo en esta crisis. 
En un clima de incertidumbre también se encuentra Crhysler después de saberse que tiene 30 días para formar una alianza con el grupo italiano Fiat. El experto apunta que “en momentos de quiebras, en este tipo de sectores lo que muchas entidades intentan llevar a cabo son operaciones de consolidación”, por lo tanto a primera vista “podría sesr una operación bastante buena”. Lo que ocurre, es que “al no tener los libros de ambas compañías, no sabríamos hasta que punto es rentable para ambas partes”.

En relación al sector financiero, el mercado bursátil también se hacia eco en la jornada de hoy de las palabras del secretario del Tesoro que remitían a que los bancos estadounidenses necesitarán más ayuda gubernamental. Eduardo Vicho, cree que una de las principales razones por la que todavía no hemos visto la profundidad de esta crisis es porque “hasta que no se valoren los activos tóxicos, creo que va a ser muy complicado saber qué compañías pueden seguir existiendo” y cuales están abocadas “a una desaparición”. Por lo tanto apunta que habrá que estar a la espera de las medidas que se están poniendo en marcha. En relación al tema de los activos tóxicos, el experto cree que “la entrada de capital privado va a animar a concretar un precio fijo”, no obstante, apunta que  “todos esos inversores que entran con capital privado van a intentar sacar cierta rentabilidad”, por lo que advierte de que habrá que “tener mucho cuidado en cuento al precio que se establece” para los activos.  En relación a este tema, el experto recuerda que  “están apareciendo noticias sobre que algunas entidades afectadas como Citigroup o Bank of America podrían estar especulando con la posibilidad de comprar activos tóxicos a un precio muy por debajo del que finalmente sean valorados”. Con lo cual, recuerda “mucho cuidado” y habrá que esperar a ver “cómo se valoran, para poder comentar si la decisión ha sido buena o algo peor”.

En cuento a las recomendaciones, Eduardo Vicho, co-director de EJD Valores señala que “seguimos siendo muy pesimistas en cuanto al mercado a medio y largo plazo”, pero matiza que “si echamos la mirada a crisis anteriores como la del 29, la crisis de Japón del 90 o el boom tecnológico del 2000, veremos cómo después de una etapa de pánico se produce una etapa de estabilización al calor de esas medidas que se van tomado”. Ante la posibilidad de que nos encontremos en esta etapa, “tenemos un periodo entre 4 ó 6 meses en el que se podría establecer un rango lateral”. Por lo tanto aunque el escenario nos indique que “podamos ver mínimos por debajo de los que ya hemos visto”, a corto plazo podríamos ver “un rango de fluctuación que tendría una banda con una parte alta en torno a esos máximos que ya hemos visto". El experto no descarta que los mercados se estabilicen “al calor de esa reunión del G-20 en la que lo que van a intentar transmitir va a ser la estabilización del sistema y que los riesgos de colapso se han disipado”.