Parece que hay una ligera presión bajista, con ese objetivo de llegar a tocar los 9.500 que fue fugaz. Ahora hay ligeras caídas. Esta semana hay de todo: datos macro, referencias en la agenda empresarial y muy pendientes de lo que dice Theresa May, aunque está bastante descontado.
 

Vemos un poco de repunte de la libra después del varapalo de ayer. Todo apunta a que el Brexit que va a afrontar el Reino Unido va a ser duro. Esto parece que no tiene repercusión en la bolsa. Uno de los aspectos que le benefician es la debilidad de la libra que beneficia a las exportadoras.

En el caso de Ferrovial está bastante tranquilo porque tiene provisionado todo lo de la divisa y en algunos casos le puede beneficiar. Todo depende de cómo venga el Brexit.

Declaraciones a Radio Intereconomía