El comienzo del año 2017 ha sido muy lateral para el DAX. Aunque eso no debería preocuparnos puesto que realmente lo que estamos viendo es una consolidación en la parte alta del movimiento iniciado a primeros de diciembre en los 10.400 puntos y que le llevó recientemente a marcar casi los 11.900 puntos.
 
Un 14,20 por ciento en 39 sesiones bursátiles, es decir, en menos de dos meses. Es esta subida frenética vemos que ha dejado un nivel clave desde el punto de vista técnico: Los 11.400 puntos. Este nivel es clave para mantener la lateralidad que estamos viendo a modo de consolidación y por lo tanto es clave para el futuro inmediato puesto que ahora estamos muy cerca de ellos. Este nivel viene reforzado ahora por la media de medio plazo por lo que le hace más fuerte y difícil su ruptura.


 
Adicionalmente contamos también con otro aliado al otro lado del charco. Y es que los mercado estadounidenses están muy calmados y las recientes correcciones sólo han sido vistas en Europa y no en EE.UU..

 
Así que estamos ante una invitación a la toma de posiciones alcistas con clara zona de stop de pérdidas por debajo de los 11.400 puntos y participar de una posible reacción alcista que nos lleve de nuevo a la parte alta del rango.