Hoy vamos a analizar el Banco Popular, quinto grupo bancario más importante de España. Como se puede observar en el siguiente gráfico, el valor viene precipitándose año tras año desde que comenzase la crisis siguiendo un claro canal bajista que ha llevado su cotización desde los 27,5 euros de mediados de 2007, marcando máximos y mínimos decrecientes, hasta los niveles actuales no vistos en 26 años.

A lo largo de este vía crucis, el valor ha tenido importantes reacciones pero que sólo han sido eso, simples reacciones para testear la directriz bajista principal. Desde principios del año 2014 se mantuvo como imantada a ella, pero siempre dejando una clara pauta de máximos y mínimos decrecientes que le ha llevado de nuevo a marcar nuevo mínimo tras nuevo mínimo, certificando de esa manera el mercado bajista.


 
Análisis
 
Como podemos observar en el siguiente gráfico, desde los mínimos del año 2013 tuvimos una importante reacción alcista en dos fases con una clara pauta de máximos crecientes que nos llevó a alcanzar casi la tendencia principal bajista aunque realmente no fue hasta el año siguiente cuando pudo conseguirlo. Pero lo que estamos viendo desde entonces es de nuevo la reanudación de la pauta de máximos decrecientes confirmando la tendencia bajista sistemáticamente con nuevos mínimos decrecientes.



La situación se complicó en cuando se perdieron los mínimos del año 2013. Los precios los recuperaron en dos ocasiones más, pero lamentablemente con el anuncio de, la esperada por todos, ampliación de capital, la acción se precipitó de manera clara hacia la base del canal bajista de nueve años de duración que incluso llegó a perforarla. La reacción desde esos nuevos mínimos es importante pero claramente insuficiente como para poner en entredicho la pauta de máximos, que continúa siendo decreciente.



  
Escenario
 
Por tanto y teniendo en cuenta la situación del valor me plantearé una estrategia dual:


 
  • Alcista: Tomaré posiciones alcistas si el valor logra mantener el soporte de los 0,90 euros y se gira al alza con el objetivo de ver acercarse de nuevo la cotización a la unidad. Todo ello con un stop inicial en los 0,88 euros que iré modificando a mi favor.
 
  • Bajista: Si el valor no puede frenar su caída ante el importante soporte de los 0,90 euros y pierde los 0,88 entonces entraré corto protegiendo mi posición en los 0,94 euros y esperando un nuevo mínimo por debajo de los 0,77 euros.