La bolsa despidió el mes de agosto con un ligero repunte en el Ibex del 0,34% que llevó al índice por encima de los 11.700 puntos -hasta los 11.707,3 puntos- en una sesión de indefinición y escaso volumen, igual a la tónica marcada por el mercado durante el verano. Un mes que terminó con pérdidas del 1,46% a pesar de que ganó, sólo en esta semana, casi un 2% -1,82%-. Jesús de Blas, analista de Credit Agricole Mercagentes asegura que “ha sido una semana muy buena que ha mitigado un mes de agosto realmente malo”. El analista destacaría de manera muy positiva la sesión de hoy “que ha finalizado con ganancias y eso que hemos convivido con un Wall Sreet con pérdidas pronunciadas”. Aún así, espera unas próximas sesiones de corrección donde el mercado recupere fuerza “para poder atacar el nivel de los 12.000 puntos”.
Despedimos el mes de agosto, donde reinó la indefinición y el escaso volumen de negocio, con una sesión de ligero repunte para el Ibex (+0,38%). Poco afectaron las pérdidas al otro lado del Atlántico a raíz de los malos resultados de la compañía Dell. Por el contrario, en Europa, conocimos diferentes referencias macroeconómicas como el dato de inflación en la eurozona –que aunque se sitúo al 3,8% en agosto fue dos décimas menor que la registrada en el mes de julio- y el indicador de confianza económica para julio – que cayó hasta 88,8 en julio por debajo de las previsiones-. Jesús de Blas, analista de Credit Agricole Mercagentes opina que “los datos en Europa son muy flojos e, incluso, negativos en algunos países”. Unos datos que, señala, “están muy por debajo del nivel de Norteamérica”. De Blas afirma que “la inflación parece que se modera y la clave estaría en el precio del petróleo que se mantenga a la baja”. Además asegura que “el miedo va oscilando entre la inflación y el crecimiento, y ahora creo que está más en el lado del crecimiento (…) Por eso, los datos de crecimiento en EEUU –PIB en el segundo trimestre en EEUU del 3,3%- han aupado, paradójicamente, sobre todo al mercado europeo”, concluye. Abengoa Avances liderados por Abengoa que repuntó un 5,41% tras recibir una mejora en su recomendación por parte de UBS pasando de "neutral" a "comprar". Las acciones de Abengoa acumulan una caída del 30% en lo que llevamos de año. En opinión de De Blas “las energías alternativas configuran un sector en el que hay que tener muchísima precaución, aunque pueda ser el futuro”. Una preocupación que fundamenta en el hecho de que “es un sector que vive de la regulación gubernamental y, por tanto, tiene su peligro porque es necesario un aliciente continuo para obtener buenos resultados”. GrifolsGrifols, por el contrario, perdió un 0,10% al ver recortada su recomendación por parte de JPMorgan a “neutral desde “sobreponderar”. Una compañía que según el analista “lo ha hecho muy bien, pero la manida etiqueta de refugio tiene un precio”. El experto explica como el valor “lo ha tenido todo a favor” pero, ahora mismo, recomendaría “no estar en él”. Para los inversores que tengan títulos aconseja “aprovechar las plusvalías y buscar otros sectores más atractivos”. Solaria Y en el mercado continuo Solaria se convirtió en uno de los farolillos rojos y cayó un 6,47% tras la presentación de resultados que aunque triplica su beneficio son peores de lo previsto por los analistas. Unos resultados que para De Blas “enmascaran algunas cosas preocupantes, como problemas serios en el suministro de materia prima que supone el cuello de botella de la compañía”. Aún así, opina que “el valor ya ha asumido el recorte y ha bajado más de un 50% el precio en un mes y está en los 4,40 euros”. Recomendaciones De Blas espera que tras estas buenas sesiones vivamos algunas de corrección “para después atacar la zona de los 12.000 puntos, donde puede aumentar el volumen de negocio”. Un retroceso que, en su opinión, “puede ser hasta conveniente para atacar esa importante zona tantas veces perdida”. Recomendaría sectores como el financiero “que será el catalizador del mercado”, explica. También apuesta por valores como Telefónica y Repsol “que podrían hacerlo bien”. Y, para terminar, advierte de que es conveniente “no caer en la tentación de creer que los problemas han desaparecido, porque vamos a ver altibajos en el mercado”.