El Ibex cerró con recortes del 0,43 % hasta los 11.996,10 puntos perdiendo, de nuevo, el importante nivel psicológico de los 12.000 puntos. Todo ello, en una sesión en la que el resto de bolsas europeas también se sumaron a las pérdidas, junto con una mala apertura de Wall Street. Situación a la que hay que añadir el petróleo, que continuó cediendo posiciones -se situó en los 111 dólares el barril tipo brent- y, en el mercado de divisas, el dólar que ganó fortaleza frente al euro –en los 1,49 dólares-. En una sesión en la que “a pesar de la nuevas rebajas en el precio del crudo que reduce las presiones inflacionistas a largo plazo, hemos visto cómo nuevas dudas en el sector financiero norteamericano han lastrado los índices” resume José Lizán, analista de Nordkapp. El analista explica que “los precios del crudo eran insostenibles y se habían convertido en un refugio para el dinero en lugar del oro”. Por ello cree que “si continuamos con los recortes en los precios de las materias primas, y más concretamente en los relacionados con la energía, las presiones inflacionistas deberían relajarse junto con la política monetaria que, sobre todo en Europa, ha lastrado el crecimiento económico”. Aunque, el experto advierte de que “nunca se sabe si habrá una operación geopolítica que pueda torcer esta fuerte caída que estamos viendo”.
Sesión de pérdidas en el parqué español –recortó un 0,43%- en una jornada en la que el sector bancario fue el lastre para el ánimo de los inversores. La banca española, según un artículo de Wall Street Journal, sería, tras la estadounidense, la siguiente en sufrir las restricciones de liquidez derivadas del cierre de los mercados financieros mundiales por la crisis subprime. Una banca en España en la que debemos distinguir entre la gran banca, con más presencia internacional – con Santander y BBVA-, y la banca doméstica – con Bankinter, Banesto, Sabadell y Popular- “que es la más expuesta por no tener una diversificación de crédito”, asegura José Lizán, analista de Nordkapp. Aún así, el analista afirma que “la banca española parte de una situación privilegiada donde la crisis subprime no ha impactado en un primer momento”. En opinión del experto sería preocupante la crisis inmobiliaria, “que si ha impactado en la cuenta de algunos bancos junto con el incremento de morosidad”. Además recuerda que una crisis subprime “no deja de ser un aumento de morosidad en los sectores más bajos de la economía”. Por todo ello, no cree que España esté exenta de una posible crisis subprime. FerrovialFerrovial –que perdió un 2,37 %- de nuevo fue noticia a través de su filial aeroportuaria BAA que, según la agencia de calificación Standard & Poor's, podría concluir en la segunda mitad de agosto el proceso de refinanciación de su deuda. Además, también hoy, el regulador británico de la competencia concluyó que el monopolio de BAA sobre los aeropuertos del sureste inglés y Escocia perjudica los intereses de los pasajeros, por lo que podría proponer la venta de alguno de ellos. Dos noticias que a parecer del analista “son muy buenas porque mejoran la perspectiva de la compañía, muy mal vista por su deuda en toda Europa”. Explica que terminó en negativo “por el cierre de posiciones cortas, tras varias jornadas de avances importantes”. Pero, pese a todo, desde Nordkapp “no esperamos grandes crecimientos en todo el sector constructor para los próximos dos años”. Sector Energético El sector energético tampoco tuvo un buen cierre en el que protagonizó importantes pérdidas. Gamesa, el farolillo rojo de la jornada, recortó un 6,27 % y la eléctrica Unión Fenosa cedió un ligero 0,12% -después de que Deutsche Bank elevara su recomendación sobre el valor de mantener a comprar-. En opinión de Lizán, “es un sector que había funcionado muy bien como refugio, pero en las últimas semanas no ha dejado de salir dinero a otros sectores más castigados como el bancario, el media o el constructor”. Pese a los recortes, cree que “hay que seguir apostando por el sector y, más concretamente, por Iberdrola sería una compañía muy interesante y una clara oportunidad de compra”. Prisa Y en el mercado continuo Prisa, por el contrario, protagonizó el avance más importante de la jornada y despuntó más de un 15,82 %. Un gran avance que, en opinión de Lizán, se habría producido por el cierre de posiciones cortas. El analista explica como diferentes empresas de este sector “han sido muy castigadas durante todo el año”. Lizán asegura que “el entorno no es el mejor para el sector media y hasta que Prisa no se deshaga del negocio de televisión de pago no tendrá ningún catalizador para sus acciones”. Vueling de capa caída Tras la subida que experimentó Vueling tras conocerse su fusión con la aerolínea de bajo coste Clickair, sus acciones acumulan un descenso de más del 40% en lo que llevamos de año. En opinión de Lizán, los recortes del precio del crudo no han aliviado la presión del sector. El experto explica que “no se puede trasladar el aumento del precio del crudo al de los billetes porque se traduciría en una menor demanda, y esto afecta directamente en la cuenta de resultados de las compañías aéreas”. Además, afirma que “su fusión fue muy importante para la compañía, pero el entorno no es el mejor”. Recomendaciones Desde Nordkapp recomiendan valores como Repsol YPF que “lleva un par de semanas muy floja”. El analista explica que el valor “ha caído lastrado por el precio de las materias primas”, aunque cree que “es injustificado este castigo”. Afirma que la menor exposición en Latinoamérica “le ha restado riego, sobre todo en Argentina, y además tiene mucho potencial el Brasil, por lo que creemos que es una buena opción de compra”.