Wall Street comenzó la sesión bajo el paraguas de la indefinición, con las cuentas de Dell y el frenazo del crudo como diana de la atención de los inversores. Los datos macroeconómicos, en línea con lo esperado, aunque se mantienen aún en niveles de contracción económica en algún caso. En opinión de José Ramón Sánchez Galán, analista financiero, “el dato de PMI situado por debajo de 50 indica contracción, un PIB del 0,9% preliminar y sin embargo una confianza del consumidor clave en la economía que aunque con unos gastos mejor de lo esperado, no termina de recuperarse”. Y es que “el consumidor no se atreve a tener claros visos de que la economía funciona y sobre todo hay que fijarse en la inflación, influenciada por precio de materias primas y agrícolas”.
En este contexto, apunta el analista, “pueden aparecer voces que ya incluso plantean una tímida alternativa de endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal”. “Veremos –recuerda- la semana que viene el ISM Manufacturero, datos de desempleo y así mismo veremos el ISM no manufacturero para ver cómo el sector servicios incide o no en el crecimiento real”. Igualmente –explica Sánchez Galán- veremos también “el dato de desempleo y si el sector servicios puede cubrir esa caída del empleo en sectores hasta ahora motores como el de la construcción”. El experto apunta a que los inversores estarán “atentos al discurso de Bernanke que incidirá en la inflación porque el binomio crecimiento-inflación va más a lo segundo” aunque “el problema de la desaceleración de la economía con una alta inflación se va aclarando y tenemos de entre los peores males, el menos malo”. En relación al petróleo que contribuye a las tensiones inflacionistas, el analista explica que “las petroleras tienen recortes, antes se suponían interesantes pero ya están caracterizadas por una alta volatilidad y por nuevas alternativas de mercado” como es el caso de “Exxon Mobile donde la familia Rockefeller está planteándose expandir en negocio en el ámbito de las energías renovables” y de esa manera “podría diversificar su actividad productiva hacia sectores complicados porque producir la energía alternativa puede conseguirse pero el tema está en almacenarla”. Los niveles a vigilar en opinión de este analista financiero, serían “los 90 dólares en el caso de Exxon, Marathon Oil sería interesante si recuperara los 52 dólares, un 1,80% por encima de su cotización actual”. “Hay menos posibilidades de entrar en petroleras pero recordemos que ya han subido bastante al calor del precio del petróleo”. En cuanto al sector financiero y cómo podría afectarle esa subida de tipos de interés que, mantienen algunas voces que podría producirse, Sánchez Galán establece que “la recomendación es mantenerse al margen porque todavía amortigua perdidas importantes ya que la crisis financiera ha sido grave” y por consiguiente “hay que esperar a que los valores recuperen posiciones para entrar”. “Citigroup lo mantendría por encima de los 22 dólares –explica- Bank of America hay que vigilar los 34 dólares, Lehman Brothers los 35,5 dólares, Goldman Sachs por encima de 178 dólares, Morgan Stanley sería interesante si recuperara los 45 dólares y JP Morgan los 44 dólares”. Por tanto –resume el experto- precaución y prudencia, y para los inversores más conservadores que se mantengan al margen”. Otro valor que le llama la atención sería “National Semiconductor que presenta resultados el próximo día 5 y tiene una previsión de, 0,27 dólares por acción”. Sería un valor llamativo “por encima de los 21 dólares porque cumpliría las perspectivas de resultados” y “Toll Brothers que por encima de 21 dólares sería interesante para quienes quieren especular