Damián Querol, director del Banco Gallego, espera que la banca multiplique sus peticiones de papel al BCE de cara a la subasta de mañana y recomienda empezar a apostar por compañías defensivas frente a las cíclicas.

“El hecho de que S&P haya hablado de una quiebra selectiva respecto a Grecia y no haya tenido repercusión en el mercado” significa que era algo ya “bastante descontado por las bolsas”.

Estamos en una situación a corto plazo en la cual los bancos centrales y la liquidez están apoyando a la banca para que no caiga. Mañana las peticiones es muy probable que estén entorno a tres billones de euros, pero ya ha comentado Dragui que no quiere seguir con otras subastas a tres años en el futuro inmediato.

En plena jornada de presentación de resultados, el analista asegura que “en los últimos cuatro meses, el mercado ha puesto en valor aquellas compañías muy cíclicas y, en estos momentos, estamos advirtiendo que el descuento que están teniendo las compañías cíclicas frente a las más defensivas ya es mínimo. Ahora es el momento de empezar a reducir posiciones en aquellas empresas más cíclicas que ya se están ajustando los precios y empezar a tomar posiciones en compañías capaces de mantener dividendo y márgenes, ser algo más cautos a partir de esta semana. A continuación, más Estados Unidos que Europa, en cuanto a sectores, más farma, salud, etc., cuidado con el investment grade y el high yield sigue dejando oportunidades de crecimiento pero cada vez más ajustadas.”