Nos espera un año similar al 2014 y con una tendencia bajista que continúa en el par euro/dólar. Manuel Arroyo, director de Análisis del JP Morgan, apuesta por un QE el próximo jueves en la reunión del BCE y la duda se encuentra, en su opinión, en la cuantía del programa. 

2015 va a ser parecido a 2014. Creo que vamos a ver algo más de volatilidad, que ya la estamos viendo, y una rentabilidad algo más baja que también es continuar un poco con la tendencia. Es ver más de lo mismo. Veremos crecimiento mejor en USA, de un 3%, que lo hará mejor que el resto, políticas monetarias muy relajadas…con lo que sí debería ser una continuación.

Si el BCE no adopta un QE va a decepcionar al mercado. El interrogante es ver cuál va a ser el tamaño del programa. El entorno macro aconseja que se haga y todos los indicadores apuntan a ello, otra cosa es el impacto que tenga porque las TIREs ya están muy bajas y las curvas están cerca de cero en todos los bonos e incluso vemos rentabilidad negativas. Se va a notar más vía devaluación del euro que vía caída de tipos.

No sé si el euro alcanzará la paridad, pero sí creemos que el dólar seguirá fortaleciéndose. Los ciclos alcistas del dólar duran varios años, lo que pasa es que si se diera la vuelta ahora mismo (a la baja) este ciclo sería el más corto de la historia. A medio y largo plazo seguimos barajando un euro/dólar entorno al 1,15/1,10.

Por otro lado, si analizamos flujos en fondos de inversión vemos dos tendencias claramente diferenciadas. Durante dos años, los inversores institucionales han estado entrando en RV y el inversor minorista que, muchas veces se deja llevar por la situación macro, ese temor le ha alejarse de la renta fija por temor y la diferencia de rentabilidad respecto al institucional es considerable.

En cuanto a los activos a destacar de cara a este año cabe destacar RV, sobre todo en Estados Unidos, donde hay una ventaja clara en términos de crecimiento; en menor medida Japón y también Europa.

Hay mercados que están ya muy baratos. Y en RF tendríamos que ser muy selectivos. El año pasado fue todo muy bien, pero ahora mismo nos centraríamos en high yield, alguna titulización hipotecaria y deuda periférica en Europa”.



*Declaraciones a Radio Intereconomía