Según estas previsiones el sector inmobiliario continuará experimentando una moderación del crecimiento de los precios durante este año, pero no se puede hablar de una posible crisis del sector, sino de un aterrizaje suave de los precios. Así, considera que el sector de la vivienda continuará experimentando una desaceleración del crecimiento de los precios, que en cualquier caso se situarán por debajo del 10%. Además, Don piso señala que el enfriamiento del mercado inmobiliario es una situación lógica de ajuste después del 'boom' y el calentamiento de la economía en la última década. Para la empresa intermediaria este "ajuste" sería consecuencia de un estrechamiento de la demanda activa producido por la subida de tipos y el endurecimiento de las condiciones hipotecarias. No obstante, considera que persiste una importante demanda latente. Otros factores que, según Don Piso, estarían actuando como contractores de la demanda serían la alta rentabilidad de la Bolsa, al desplazar buena parte de las inversiones en vivienda, y la salida al mercado de un importante volumen de obra nueva en 2007. A pesar de la desaceleración de los precios, la demanda del ladrillo sigue estando animada por el fenómeno de la inmigración y por la tradicional preferencia de los españoles por la vivienda en propiedad frente a la de alquiler. Por último, desde Don Piso se asegura que el enfriamiento del mercado inmobiliario está produciendo una reordenación de la oferta de operadores y sólo permanecerán en el sector aquellos que aporten una mayor especialización, profesionalización y valores añadidos al proceso de compra-venta de inmuebles.