El índice español cierra finalmente con recortes en una jornada en la que los inversores han estado con la mirada puesta al otro lado del Atlántico pendientes de la resolución de la votación por parte del Senado respecto al plan de estímulo económico de Obama. Finalmente el Ibex cerró con un bajada del 2,18% hasta los 8.397,30 puntos. En opinión de Damián Querol, director de Análisis de Banco Gallego, “se trata de una jornada con una apertura en negativo, precisamente a la espera del plan de Obama, que tenía que aprobarse por parte del Senado de EE.UU.”, y a pesar de que a mediodía ha tocado el signo positivo, después por “los malos datos al otro lado del Atlántico, sobretodo, por la presentación del plan de estabilidad financiera del Tesoro en EE.UU. han provocado pérdidas muy sustanciales reflejadas al final de la sesión”.
Respecto a este plan estadounidense, el experto cree que “es el que ha permitido que las bolsas tocasen esos mínimos y los aguantaran en octubre de 2008”, por tanto, afirma que “es lo único que está soportando las bolsas, teniendo en cuenta que el escenario macroeconómico sigue siendo negativo”. En definitiva, Damián Querol cree que este plan “era la esperanza que tiene el mercado para poder encontrar ese suelo y empezar a tener un mínimo síntoma positivo”. Sin embargo, después de la presentación de los principales datos sobre el plan, “es cuando el mercado se ha girado fuertemente, dado que de alguna forma, ha sido menos optimista respecto a las expectativas iniciales”.

Gas Natural

En relación al mercado de renta variable español, uno de los valores protagonistas de la sesión de hoy ha sido Gas Natural que recortó un 2,24% a pesar de pasarse toda la jornada en positivo tras anunciar que aumentó su beneficio neto en un 10,2% en 2008. El experto, cree que “como compañía defensiva ha tenido buen comportamiento”. No obstante, el experto cree que “las utilities, en general, sobretodo en momentos de bajada de interés, si no hubiera esta restricción tan importante del mercado crediticio en el mercado interbancario, son siempre un activo refugio”. Por lo que estima que, generalmente, “debe hacerlo mejor que el resto de sectores”. Pero asegura que también es cierto que “tras toda la caída a lo largo de 2008 y parte de 2007, se ha convertido en un sector relativamente caro”. No obstante, en un escenario, normal de recesión económica, estima que este sector “es una protección por la bajada de tipos de interés”, pero en este momento lo que está sosteniendo estas acciones son “las operaciones bursátiles que se están produciendo”.

Sector bancario 

Por otro lado, el sector bancario se situaba en números rojos en el día de hoy, después de las multimillonarias pérdidas anunciadas por la suiza UBS. El director de Análisis de Banco Gallego cree que “estos resultados han estado mucho peor de las expectativas”. Por consiguiente, advierte de que “no es momento de entrar en este sector”, después de las fuertes caídas que ha registrado en los últimos años. Además, señala que, teniendo en cuenta que “aun seguirán apareciendo noticias significativas en este sector” por lo que, “seguirá viéndose penalizado”. A pesar de todo esto, añade que “en España tenemos bancos de primer orden a nivel internacional, que han conseguido mantener una solvencia y además tienen un volumen de liquidez bastante relevante”, lo cual, según el experto “nos sitúa a medio plazo en un escenario de consolidación interesante en España”, pero advierte de que “tenemos que seguir siendo muy cautos a nivel internacional”. Por consiguiente “sólo a partir de una caída más o menos considerable podríamos empezar a tomar posiciones”.

Recomendaciones 

Para terminar, respecto a las recomendaciones a corto plazo, el director de Análisis de Banco Gallego apostaría por “un mercado muy defensivo y carteras en sectores poco cíclicos”. Por otro lado, recomendaría entrar en “bonos corporativos de alta calidad crediticia, debido a que estamos obteniendo rentabilidades por encima del Euribor de más de un 3%, en compañías de primer nivel internacional y con mucha visibilidad de resultados”. Además, apostaría también por “depósitos y fondepósitos”. En definitiva, opta por una “posición muy defensiva hasta que en el medio plazo no veamos más visibilidad y veamos que la macroeconomía empieza a tocar fondo”.