La decisión del BCE de mantener los tipos de interés al 1% es, para Javier Velasco, gestor de carteras de Inversis Banco, “una decisión acertada ya descontada por el mercado, pero, sobre todo, nos gusta la laxitud su intención de controlar la inflación mirando las presiones por el alza en el precio de las materias primas, especialmente en el crudo, que podrían dificultar el crecimiento”. De hecho, cree que “el nivel del 1% es adecuado y debería seguir en gran parte del 2011”.

Para batir la inflación por medio de los fondos de inversión podemos “invertir en bonos ligados a la inflación que recogen rápidamente en el precio los posibles incrementos de inflación, o a través de las materias primas que funcionan como cobertura, por ejemplo, el oro y las materias primas agrícolas”.

Para invertir en el petróleo, Velasco recomienda “fondos que se dedican a compañías y no replica directamente el precio del crudo, ya que las empresas tardan en traspasar el aumento del precio a sus márgenes y, además, el mercado de fusiones y adquisiciones está tomando relevancia en los últimos tiempos”. En concreto, recomienda “el fondo Schroders Global Energy”.

Si busca exposición a Rusia, el experto recomienda “el fondo JP Rusia, que tiene posicionamiento en el sector energético (petróleo) y en bancos”.

Para invertir en fondos de materias primas recomienda “el fondo BlackRock World Gold, que invierte en compañías relacionadas con el oro y así cubrimos las expectativas crecientes de la inflación”. Si queremos jugar a las materias primas de una forma más global, “debemos hacerlo a través del Goldman Sachs Return Commodity, que replica materias primas como el crudo, materias primas agrícolas y metales preciosos”.

El gestor de fondos afirma que “los inversores prefieren invertir en mercados nacionales porque lo desconocido les provoca cierta incertidumbre y, al final, el desconocimiento hace que pierdan ciertas oportunidades, por ejemplo, en los emergentes “.

Para que una cartera esté equilibrada “hay que tener en cuenta el patrimonio total que tengamos para invertir y, en ese sentido, el número de fondos óptimo sería entre 10 y 12, aunque las teorías clásicas hablan de entorno a 24”. Si bien, “eligiendo bien los mercados y los activos se puede tener una cartera bien diversificada con 12 fondos”.