Las valoraciones son más atractivas en Europa que en España, puesto que los multiplicadores son más atractivos con PER dos puntos por debajo. Frente a ello, el Ibex se halla en máximos históricos. En definitiva, se trata de dar un giro hacia el mercado europeo y el sector financiero dentro del mismo.
De momento, el mercado aguanta bien con caídas moderadas. La semana pasada dibujábamos un escenario ideal, sobre todo gracias a la estabilidad geopolítica. El Ibex vuelve a pulverizar los 13.000 puntos apoyado por EEUU, cuyos índices también están rompiendo niveles psicológicos. Los rumores corporativos, por otro lado, van de oca a oca, saltando del sector de utilities al financiero.