El Ibex35 termina la sesión con subidas de más del 0,64% que le permiten consolidar los 10.100 puntos. Una revalorización que se vio protagonizada por Grifols y Amadeus, que subieron más del 2%, aunque fue Repsol el protagonista de la sesión con la presentación de su plan estratégico. 



Con una revalorización de más del 0,6% en el selectivo nacional, que le llevaron por encima de los 10.100 puntos, los expertos consideran que el hecho de permanecer durante gran parte de la sesión por encima de ese nivel es señal de que podrían ir a atacarse resistencias relevantes, como es la de los 10.250 puntos. Eso sí, antes tendrá que superar otro nivel. Dice Carlos Rodríguez, analista de Estrategias de inversión que en la sesión se hoy se aprecia cómo “a pesar de que se han activado señales de compra en osciladores de precios, el volumen continúa sin acompañar. Por tanto, debemos mantenernos a la espera de superar los 10.160 puntos para plantearnos largos continuando en rango mientras no se supere dicha zona”. (Ver: Repsol enfría la subida del Ibex)

Para mañana, habrá que ver cómo cierra el mercado americano porque de momento no puede con resistencias “los papelones se suceden en cuanto nos acercamos pero tampoco se pierde el más mínimo soporte y ahí sigue resistiendo el nivel de 1,980 puntos del S&P, que es un soporte, pero tampoco es el Hércules de los soportes”, reconoce José Luis Cárpatos, analista independiente.

Dentro de la bolsa española…

Pues entre soporte y resistencia, el protagonismo de la sesión se lo ha llevado Repsol con la presentación su Plan Estratégico. Un plan que podría reducir más del 22% su beneficio, anuncia desinversiones de más de 6.000 millones y un plan de recortes de costes. Un plan ambicioso para muchos y de muy largo plazo. Lo cierto es que, a pesar de la subida a comienzos de la sesión, la petrolera ha optado por plegar velas y cierra con pérdidas del 4,2% que le llevan a los 11.6400 euros.



A pocos pasos, Sacyr. Lo intentó durante gran parte de la sesión pero finalmente cerró con una caída del 1,32% que le llevó hasta los 2.3090 euros. Eso sí, entre las más penalizadas junto a OHL, que vio sus títulos caer en torno a seis puntos porcentuales, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 8.7400 euros.

También con números rojos algunos bancos. Caixabank cedió más del 1,6% - hasta los 3.7240 euros – en tanto que las acciones de Banco Santander cerraron con caídas de más del 0,18%, hasta los 5.0360 euros por título.



Una tendencia contraria a la que tuvieron títulos como los de Grifols y Amadeus. El fabricante de hemoderivados de plasma sumó un 3.7%, con lo que mañana arrancará desde los 39.,1450 euros por acción. Por su parte, el gestor aeroportuario cerró en los 39.4700 euros .A pocos pasos Endesa, Abengoa B e IAG cerraron la sesión con subidas de más de dos puntos porcentuales.