El selectivo IBEX 35  se aproxima a máximos anuales, proyectados a partir de los 8.740 puntos, y lo hace con señales de compra activas en osciladores de precios, cuyas lecturas se encuentran alejadas de sobrecompra o síntomas de excesos alcistas que resten potencial alcista a corto plazo. Sin embargo, la reducida actividad de contratación no acompaña un escenario