La prima de riesgo española cae a niveles anteriores al rescate de Grecia en 2010. Mientras, la rentabilidad del bono a una década marca mínimo histórico tras mínimo históricos. Todo a la espera de que el BCE anuncie nuevas medidas de política monetaria este jueves que, si no llegan, podrían conllevar una decepción y la 'vuelta a la tortilla' a todo este mercado.


El sobrecoste que exigen los inversores por comprar deuda nacional en lugar de la alemana disminuye descontando una actuación del BCE este jueves. La prima de riesgo española se sitúa en los 10,8,9 puntos básicos, niveles que no tocaba desde mayo de 2010, momento en el que Grecia aún no había pedido el rescate y el miedo al contagio aún no se había desatado.

EVOLUCIÓN PRIMA DE RIESGO ESPAÑOLA:
prima de riesgo

Fuente: Bloomberg


Mientras tanto, la rentabilidad del bono español a 10 años continúa marcando mínimos históricos consecutivos. Hoy se sitúa en el 1,885%.

EVOLUCIÓN RENTABILIDAD BONO ESPAÑOL 10 AÑOS:
bono españa

Fuente: Bloomberg

Este abaratamiento conlleva un respiro para las arcas públicas de nuestro país, que el próximo año tendrán que enfrentarse a grandes vencimientos. En 2015 vencerán hasta 197.375 millones de euros en bonos (principal del bono), a lo que habrá que sumarle unos intereses de 31.212 millones de euros. De hecho, el próximo ejercicio es en el que España tendrá que enfrentar mayores vencimientos en la próxima década.

CALENDARIO DE VENCIMIENTOS DEUDA ESPAÑOLA:
vencimientos deuda española


Ahora bien, aunque nos salga más barato endeudarnos, cada vez lo estamos más. En el segundo trimestre la deuda aumentó en 16.763 millones de euros, situándose en 1.012.606 millones. Esta cifra supone que la deuda alcanzó el 96,30% del PIB en España, mientras que en el trimestre anterior, se situaba en el 94,90%. En el segundo trimestre de 2014 la deuda anual se incrementó en 68.734 millones de euros con respecto al mismo periodo del año anterior.

deuda españa

Fuente: Bloomberg


Pero la prima de riesgo y la rentabilidad del bono a 10 años caen porque el mercado descuenta que el BCE actuará en la reunión de esta semana. Sin embargo, ¿cómo se materializará esta actuación? Según José Lizán, gestor de SICAV de Auriga SV, este jueves sólo se quedará en palabras: “el BCE nos tiene acostumbrados a anunciar con palabras al menos dos meses antes sus actuaciones y ganar tiempo. Además, en diciembre tenemos los TLTRO que se tendrán en cuenta. No obstante, si en la próxima reunión no anuncian algún tipo de bono o producto nuevo que vaya a comprar o alguna medida adicional, será una decepción para el mercado y, entonces, el Ibex 35 podría tener un flash crash a los 9.300 puntos”.

El BCE podría optar simplemente por anunciar, una vez más, que está dispuesto a actuar cuando sea necesario y con relativa premura para aumentar la inflación pero, lo cierto es que es poco probable que inicie un nuevo programa de compra de activos teniendo en cuenta que estamos en pleno programa de compra de MBS y ABS, y que el próximo día 11 tenemos el siguiente TLTRO, en el que los bancos podrían pedir más dinero. Por ello, desde Tressis SV no piensan que haya grandes noticias en política monetaria en la próxima reunión del BCE, “aunque sí podrían poner en marcha el QE en el primer trimestre de 2015”.

Y, entrados en 2015, ¿en qué consistiría el QE? Según José Lizán, “no creo que vaya a llegar a los bonos gobierno porque hay muchas reticencias por parte de Alemania y los países del centro de Europa, pero se podría quedar en la compra de bonos corporativos. Al final creo que se va a entremezclar el tema Juncker con el BCE y que sea el BEI el que emita bonos y estos bonos sean comprados por el BCE. Si no es así, abrirá la mano a bonos corporativos o de entidades bancarias”. Y, si finalmente el BCE no hace algo, “la decepción puede ser brutal porque el ‘as soon as possible’ ha recalentado mucho los mercados”, advierte el experto.