Desde el punto de vista técnico el índice norteamericano mantendrá su recorrido alcista en el medio y largo plazo. Además, por la parte fundamental no existe un miedo inminente.
Los cimientos de Wall Street parecen sólidos. Al menos eso es lo que se vislumbra después de más de cinco años y medio de mercado alcista. Nada ha cambiado y todo apunta a que seguirán las subidas en la bolsa, pese a que la Fed ya lleva varios meses sin inyectar liquidez a la economía estadounidense.

Digamos que en el parqué neoyorkino ya no hace falta una mano que empuje a los principales índices. Ahora caminan solos o lo siguen haciendo apuntando hacia arriba. Por inercia debido a las políticas monetarias de la principal institución monetaria o no, caminan en búsqueda de nuevos máximos a tenor de lo que se observa en los aspectos técnicos.

Hasta el punto de que muchos expertos hablan de la posibilidad de que el Dow Jones termine alcanzando en el tiempo el nivel espectacular y psicológico de los 20.000 puntos. Pero para que esto sea posible hace falta que se produzcan una serie de circunstancias, en un principio, que beneficien a la estabilización.

Clave será, por ejemplo, cuando se produzca la primera subida de tipos en Estados Unidos, o los datos que se vayan conociendo del crecimiento de la economía mundial.

En este sentido, los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión muestran que el Dow Jones se encuentra en fase alcista, mientras que recibe una puntuación de 9,5 puntos en una escala que oscila del 0 al 10.

Este análisis técnico pone de manifiesto que tanto la tendencia a medio como a largo plazo es alcista para el índice. Además, los momentos total lento y total rápido se encuentran en positivo. Por otro lado, el volumen a medio y largo plazo es decreciente. El único punto negativo que destacan estos indicadores es que la volatilidad a medio plazo es decreciente.

Indicadores Dow Jones