El mercado norteamericano ha vuelto a sorprender a los inversores. Después de la publicación de la estimación del PIB del tercer trimestre en Estados Unidos, los índices han terminado en niveles de récord.
La macroeconomía ha servido como un nuevo impulso y respaldo que necesitaban los inversores. Eran vitales nuevas excusas para, no solo sostener a los principales índices en los niveles que hemos visto hasta el momento, sino para también que se produzcan más revalorizaciones. Hasta el punto de que el Dow Jones ha conseguido algo que parecía impensable, que era terminar por encima de los 18.000 puntos. Histórico.

En este caso, hemos sabido que se ha revisado al alza la estimación de PIB estadounidense en el tercer trimestre. En concreto, se expandió un 5%, frente a la previsión anterior del 4,3%. Se trata de la mayor subida trimestral desde 2003, por lo que el optimismo es lo que más ha aparecido a ojos de los inversores. Los gastos del consumidor suben un 3,2% desde el anterior repunte del 2,2%, lo cual también es una lectura positiva. 

"El mercado estaba rugiendo ayer, y la entrada del nuevo año hace que empuje hacia más arriba", dijoStephen Carl, director y jefe de operaciones de Renta Variable de Capital Group, en una entrevista telefónica con la Agencia Bloomberg. "Estos números están añadiendo más leña al fuego. La Reserva Federal es parte de la alimentación de todo esto", añadió. (Un año para formar un H-C-H invertido)

De esta manera, el S&P 500  sube un 0,18%, el Dow Jones avanza un 0,37%, mientras que el Nasdaq cede un 0,33%.

Desde el  punto de vista macroeconómico también hemos conocido los pedidos de bienes duraderos en el pasado mes de noviembre en Estados Unidos. Para ser más exactos, descendieron un 0,7% en el pasado mes cuando el consenso de mercado esperaba un repunta del 2,9%. 

Quitando la partida de transportes, para evitar la enorme distorsión que suponen los aviones, con su precio unitario muy alto, aún así, se observa un descenso del 0,4% cuando se esperaba una subida del 1% por parte de los expertos. Según José Luis Cárpatos, analista independiente, es un dato "realmente flojo, bueno para bonos, malo para dólar y malo para bolsas, aunque puede quedar eclipsado por el fuerte dato de PIB que se ha publicado al mismo tiempo"

Ayer supimos que las ventas de viviendas de segunda mano en Estados Unidos en el pasado mes de noviembre. En concreto, bajaron un 6,1%, o lo que es lo mismo desde la tasa anualizada de 5,25 millones del mes anterior a tan sólo 4,93 millones. Se esperaba una tasa de 5,2 millones de unidades, lo cual hace que sea el peor dato desde mayo. El precio medio sube 5% en medida interanual hasta 205.300 dólares.

En este contexto, la rentabilidad del bono a 10 años se sitúa en 2,5770%, el EURUSD está en 1,2171, el oro se encuentra en 1.174 dólares  el brent  se mueve en 61,76 dólares por barril y el VIX está en 14,89.

Si quiere recibir alertas cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí.