A partir del 29 de marzo serán obligatorios los documentos de habitabilidad y salubridad, así como el Código Técnico de Edificación. Por su parte, el documento básico sobre ruido se encuentra en la fase final de tramitación. El CTE regulará entre otras cosas la calidad tanto del terreno sobre el que se edifica, como los materiales empleados en la construcción. Responde también a una nueva exigencia de sostenibilidad e innovación de los procesos edificatorios y urbanizadores, en su triple dimensión ambiental, social y económica. Entre los requisitos que deberá cumplir se encuentran el de la seguridad, el bienestar, el acceso a las personas con movilidad reducida, la adaptación al entorno o el ahorro energético. Las medidas acordadas deberán cumplirse tanto en el momento de construcción del edificio, así como en las posteriores reformas o modificaciones.