A pesar de que vamos solucionando algunos asuntos, parece que siempre aparecen problemas adicionales, "por la situación económica o por unos políticos que no dejan de sorprendernos por las decisiones que toman".
Pero ¿tiene sentido el referéndum de Grecia? David Cano, socio de Afinet reconoce que "a los mercados les pilla completamente fuera de juego, parece que estaban acorralados y ahora someterlo a votación popular, que en aspectos como estos puede que el resultado no sea el esperado, podría tener unas consecuencias no deseadas". Y ante la incertidumbre los mercados "siempre se ponen en el peor de los escenarios y optan por vender". Lo que parecía que estaba bien atado parece que no era tal y tenemos un frente de riesgo importante.

Si los griegos dicen que no al segundo paquete de ayuda quedarían en saco roto las medidas anunciadas por UE la semana pasada. "Si no se cumple, habría que volver a hablar de todo. No se pondría en cuestión el Fondo de Estabilidad Financiera pero sería volver a introducir incertidumbre, por si fueran pocos los focos que tenemos en el mercado". Sin embargo, en declaraciones a Radio Intereconomía Cano reconoce que " el castigo al bono italiano sí que debería preocuparnos, que tenga que pagar un 6,30% por el bono a diez años, un país que no crece, que tiene que refinanciarse a este tipo puede suponer que el coste de interés del a deuda suponga un 8%. eso sí debería preocupar"..

Se pone encima de la mesa cómo afrontar la crisis. "Al final los economistas tampoco nos ponemos de acuerdo pero cuando un país tiene un défici público excesivo, como España, o un problema de dedua como Italia no tienes más remedio que ajustarte y reducir estos niveles. Ahí sí existe consenso". Empezamos a debatir en el ritmo en que deberían reducir estos niveles, ¿de forma rápida, lenta, actuar más por los ingresos o por los gastos?…eso es importante porque sí que modifica la situación del PIB de las distintas economías.