Las dos entidades financieras viven un momento absolutamente dulce en las bolsas después de haber estado castigadas tiempo atrás. Sus revalorizaciones han sido espectaculares, aunque ahora la clave es si esos movimientos que han presentado pueden tener continuidad en los mercados.
 
El peor momento parece que ha pasado para Deutsche Bank y Goldman Sachs. Así se puede deducir de los movimientos que han registrado en sus respectivos mercados, después de atravesar momentos complicados. Las políticas de tipos reducidos o las multas y provisiones, sobre todo en el caso de la entidad germana, hicieron que vivieran momentos tensos en cuanto a sus niveles de cotización.

Centrándonos en la entidad norteamericana en 2015 llegó a evidenciar caídas de hasta el 30%. Sin embargo, extendiendo el marco temporal y desde entonces inició un proceso de recuperación. Más aún si medimos desde los mínimos del 2007 desde donde ha subido hasta más de un 377%.

Goldman Sachs y Deutsche Bank


El banco de inversión estadounidense es el que se ha visto más beneficiado de la victoria de Donald Trump hasta el momento. Dentro de los bancos de Estados Unidos, es el que más ha repuntado desde que el magnate neoyorkino se hiciera con el principal puesto de responsabilidad del país. Hasta el punto de que en la actualidad se encuentra sobrevolando los máximos históricos. En el último año, acumula una revalorización de un 77%.

Así pues, si miramos nuestros filtros técnicos, Goldman Sachs se encuentra ahora mismo en fase alcista, mientras que recibe la máxima puntuación: 10 puntos en una escala que se mueve entre el cero y el diez. Como destacable se observa que todos los indicadores se encuentra en positivo.

Goldman Sachs indicadores


En el caso de Deutsche Bank, su situación ha sido aún más grave. En términos bursátiles ha llegado a desplomarse más de un 90% desde máximos. De hecho, el año pasado anunció pérdidas de más de 6.800 millones de euros y se vio obligada a iniciar un plan de reestructuración que afectó a más de 9.000 personas y la retirada de su negocio en más de diez países.

Y a ello hay que unirle que tuvo que hacer frente a multas por malas prácticas de entre 8.000 y 9.000 millones de euros. Un panorama bastante negativo como se puede reflejar en el último lustro de cotización en la bolsa alemana en la ha llegado a poner de manifiesto caídas de hasta más de un 67%.

Deutsche Bank y Goldman Sachs


Sin embargo, los planes de ajuste le van dando frutos al valor y en el último ejercicio ha conseguido mejorar en términos de mercados. Desde hace doce meses avanza más de un 25%, mientras que desde mínimos anuales ha remontado hasta más de un 70%. Nada que ver con el momento que vivía tiempo atrás.

Así pues, si miramos nuestros filtros técnicos Deutsche Bank se encuentra en fase alcista, mientras que recibe una puntuación de 8,5 puntos en una escala que se mueve entre el cero y el diez. Únicamente dos variables se encontrarían en negativo: Su volumen de contratación a largo plazo es decreciente y la volatilidad que presenta a largo plazo es creciente.

Deutsche Bank indicadores