Grecia e Italia vuelven a ser foco de atención. Sin embargo, a pesar de la negativa de Alemania a adoptar el Eurobono "creo que finalmente accederán pues es el camino para crear una Europa sólida".
Tenemos un mundo a dos velocidades. En Europa, “estamos recortando gasto y nos falta estimular el crecimiento. En Estados Unidos, tienen que crear empleo para impulsar el consumo”, reconoce Marc Ribes, director de Activo Trade en Madrid. Este experto advierte de que por eso es tan importante ver cuál será el mensaje de Bernanke.

Un día antes de la reunión del G-7 , hay quien especula con que se podría asistir a medidas conjuntas. Ribes reconoce que es un escenario que seguro se discutirá “y será positivo para la economía porque estamos viendo cómo los países están haciendo frente a la falta de demanda privada y están muy endeudados”. De ahí que tengan que recortar déficits y buscar nuevos estímulos, bien mediante la búsqueda de liquidez en los mercados, creación de puestos de trabajo o subida de impuestos. “Ahí podemos tener sorpresas”.

En Europa, dos asuntos: Italia y Grecia. Hoy el ministro de finanzas alemán ha dicho que Grecia está al borde del precipicio, siguiendo el debate en torno a los Eurobonos. “Ese es un debate que a futuro tiene que ser el camino si queremos construir una Europa sólida pero a corto plazo es difícil que Alemania quiera entrar en el aro cuando ha hecho bien los deberes. Sin embargo, sí que debería trazarse un mapa que siente las bases para dar la posibilidad al Eurobono”, concluye.