El ex presidente de la oficina de presupuestos del gobierno de Ronald Reagan es una de las voces más críticas con las políticas de expansión cuantitativa de los bancos centrales del mundo y uno de los defensores de Donald Trump en su camino a la presidencia de Estados Unidos.
 
Hace solo unos días concedió una entrevista a la CNBC en la que alerta del peligro de unos mercados calentados artificialmente por la liquidez inyectada por las autoridades monetarias de todo el mundo. De hecho, aconseja a los inversores a vender tanto renta fija, como renta variable.

“Si no vende antes de las elecciones, no dude en hacerlo después. El gobierno va a estar totalmente paralizado independientemente de quien gane. Los mercados podrían caer un 25%”, ha explicado en la entrevista.

En su opinión, un gobierno de la administración Clinton va a estar asediado por escándalos como el de los emails. Además, explica que “el congreso se va a convertir en un campo de batalla por cualquier cosa que ella trate de hacer”. Es más, apunta que si los demócratas entran en el despacho oval, lo harán heridos, ensangrentados y sin legitimidad.

El experto apunta que “con un congreso paralizado, un techo de deuda que está a punto de ser atravesado, un banco central sin poderes y un mercado plano durante 700 días, todas las piezas indican que estamos al borde de una crisis”.

Asegura que “estamos en el mismo lugar en el que estábamos en diciembre de 2004. Hay un riesgo inmenso. Dónde está la posible recompensa”? le pregunta a los inversores.

¿Qué ocurrirá tras las elecciones?
A solo un día de que se celebren los comicios, el mercado sigue respirando cada vez que las encuestas dan ventaja a Clinton. Los expertos de Natixis señalan que “hasta la semana pasada –cuando se produjo el escándalo de los emails-, no esperábamos un rally de alivio tras la victoria de la demócrata”. Sin embargo, los acontecimientos de los últimos días apuntan que se podría producir cierto respiro en los mercados si ella gana.

Los economistas de BofA Merrill Lynch consideran que Trump da la sorpresa, el mercado se podría enfrentar a un shock similar al del fiscal Cliff de 2012. “Esperamos una debilidad similar hasta que se aclare si las medidas que se han prometido en campaña electoral se van a poner en marcha con esa agresividad. Medidas como la imposición de tarifas comerciales y la ruptura de los acuerdos de libre comercio podrían extender esa debilidad”, ha apuntado. Los estrategas de la firma prevén una corrección hasta finales de año y la victoria del multimillonario rubio podría ser el catalizador.

El pasado viernes, los analistas de Citi explicaban que una victoria republicana podría causar una caída inmediata del 5%.

Los Indicadores Premium le dan seis puntos al S&P 500, lo que lo sitúan en fase de consolidación.

iNDICADORES

 
QUIZÁ LE INTERESE LEER
¿Pensando en invertir en los grandes del Ibex? Fíjese en sus filiales...o en sus ADR en EEUU