El depósito tiene una inversión mínima de 3.000 euros, de los cuales, 1.500 euros se destinarían al fondo de inversión e igual cifra a plazo a 12 meses, siendo la liquidación de intereses cada seis meses.
Entre las principales ventajas de este producto destaca el 100% del capital garantizado y una rentabilidad del 6% TAE y del 5,91% nominal anual sobre la mitad de la inversión, informó CCM en un comunicado. Por su parte, el Fondepósito FI es un producto de renta fija a corto plazo. La inversión se realiza en depósitos bancarios de entidades y cajas de ahorro españolas de vencimiento no superior al año. Se trata de un producto de bajo riesgo y liquidez inmediata. El fondo de inversión cuenta con dos figuras al cuidado del patrimonio del partícipe: la Sociedad Gestora de los fondos (Ahorro Corporación Gestión) y Caja Castilla-La Mancha. Con este depósito a plazo combinado con un fondo de inversión, Caja Castilla La Mancha ofrece un producto idóneo para aquellos que deseen realizar una inversión a medio plazo buscando una alta rentabilidad para sus ahorros. Durante la vigencia del depósito, se deberá mantener la relación de equivalencia al 50%, por lo que en caso de reembolso o traspaso en el fondo de inversión se deberá proceder también a la cancelación total o parcial del depósito según el caso.