Es una alternativa atractiva para aquellos inversores que buscan un fondo que sea flexible y diversificado en todo el espectro del mercado de crédito global, con filosofía activa y con capacidad de adaptación a los diferentes escenarios del ciclo de crédito.

Las estrategias de inversión de este fondo con de alta convicción, centradas en aprovechar las oportunidades existentes en los mercados de crédito globales. Se caracteriza por su estrategia de inversión activa, flexible, y oportunista, que le brinda al fondo una rápida capacidad de adaptación a escenarios cambiantes.

El objetivo del subfondo es obtener una rentabilidad anual superior a la de su indicador de referencia (75% BofA Merrill Lynch Euro corporate ER00 y el 25% índice BofA Merrill Lynch Euro High Yield HE00) en un periodo mínimo de inversión de dos años, recurriendo a una estrategia de inversión activa y sin restricciones basada en posiciones direccionales y, en menor medida, en estrategias long/short en todos los mercados internacionales de renta fija.

El fondo invierte en todo el espectro crediticio para garantizar una flexibilidad en cuanto a la deuda con grado de inversión donde la asignación puede ir de 0% a 100%, y con algunas limitaciones en relación al HY, deuda corporativa estructurada (hasta el 20%) y en mercados emergentes (hasta un 25%) como la que se muestra a continuación:

Este fondo es la versión UCIT (o subfondo) del fondo que se lanzó en 2017, y que desde entonces se ubica en los primeros lugares del ranking por rentabilidad, no sólo en relación a su índice de referencia, sino también a la media de sus competidores:

Aún cuando en diciembre de 2018 registró una rentabilidad negativa, logró cerrar el año con una ganancia de 1,69%. En lo que llevamos de este ejercicio el fondo acumula ya una rentabilidad de +7,04% vs 4,06% del índice de referencia (al 11/04/2019), colocándolo entre los primeros fondos de su categoría.

El fondo se ha beneficiado de su exposición al sector financiero y energético, así como de sus inversiones específicas como Altice y Eurofins. En menor medida, a la exposición a los sectores industrial e inmobiliario, así como por la exposición en deuda pública emergente (por ejemplo, Rumanía).

Este producto está gestionado conjuntamente por Pierre Verlé, responsable de deuda corporativa, y por Alexandre Deneuville, gestor de fondos de renta fija. Verlé y Deneuville, apoyados por la experiencia del equipo de renta fija en su conjunto (compuesto por doce gestores de fondos y analistas) construyen el fondo sin sesgo del índice de referencia para optimizar la gestión de riesgos, sello distintivo del estilo de inversión de Carmignac durante más de 30 años. La gestión de riesgos está totalmente integrada en cada paso del proceso de inversión sobre una base cualitativa y cuantitativa.

 

El fondo combina el análisis macroeconómico y la rigurosa selección ascendente para apuntar a un perfil óptimo de riesgo / rendimiento a lo largo del ciclo crediticio.