La entidad financiera descarta caídas bruscas de los precios como sucediera en durante crisis inmobiliaria de los noventa, cuando el coste de las viviendas disminuyó más de un 9%. En este sentido, Caja Madrid contempla un aumento del precio de la vivienda de entre el 3% y el 4% para este año, porcentaje que podría estancarse el próximo ejercicio. En la misma línea, prevé que en 2008 se produzca un "notable ajuste" de la inversión en construcción de casi un punto, que procederá, sobre todo, del mercado de la vivienda, cuyo "enfriamiento" atribuye al endurecimiento de las condiciones de financiación, los elevados niveles de precios alcanzados y las propias expectativas de que éstos no seguirán subiendo. Caja Madrid agrega que en la última década, la inversión en construcción en términos reales ha aumentado cuatro puntos su peso en la economía, hasta el 16%, y ha aportado al crecimiento 0,9 puntos porcentuales de media anual. En este sentido, la desaceleración prevista para 2008 reducirá la inversión en vivienda a los niveles de 2002, en torno al 6,7% del PIB, y en el peor de los casos, restará en torno a dos décimas al crecimiento de la economía, frente a las seis y ocho décimas que restó en las crisis de 1992 y 1993, respectivamente. Finalmente, la entidad estima que la economía española crecerá este año a una tasa similar a la de 2006, cuando el PIB registró un crecimiento del 3,9%, y prevé en 2008 un aumento del 3,2%, más próximo al potencial.