El gasto de los hogares españoles en la campaña de Navidad caerá este año un 4,3% como consecuencia de la crisis económica, de manera que cada familia destinará una media de 910 euros a sus compras, 41 euros menos que en 2007, con una mayor reducción del presupuesto destinado a regalos (-6,8%), pero también a salidas a cenas y fiestas (-4,1%) y alimentación (-1,8%). Así se desprende del estudio sobre hábitos de consumo en Navidad que realiza anualmente Deloitte, que detalla que cada hogar destinará 367 euros a la compra de comida (40,3% del presupuesto total), 357 euros a regalos (39,2%) y 186 euros a salidas (20,5%).
La caída del consumo en las fiestas navideñas será en España seis décimas mayor que en Europa (-3,7%), donde el gasto medio se situará en 597 euros. No obstante, España se mantiene entre los países con mayor gasto en estas fiestas, sólo por detrás de Irlanda (1.355 euros) y Reino Unido (930).

El informe, elaborado a través de encuestas a más de 1.400 españoles entre septiembre y octubre, señala que seis de cada diez encuestados considera que este año tendrá menos dinero para efectuar sus compras, por lo que en la campaña navideña de 2008 se impondrá la moderación, la prudencia y la racionalidad entre los consumidores, que renunciarán a los caprichos y a las compras impulsivas.

Así, el gasto se realizará de forma más controlada, ya que el 53% de los españoles afirma que preparará un presupuesto previo de compras navideñas, frente al 29% de 2007. Parra ahorrar en Navidad, los ciudadanos apuestan por los regalos útiles (52%) y los productos en promoción (29%), en tanto que tratan de evitar la adquisición de productos de marca (38%) y de lujo (28%).

SE ESPERARÁN A LAS REBAJAS DE ENERO.

Además, el 64% de las compras de regalos se efectuarán en España fuera del periodo estrictamente navideño, de forma que un 36% de los encuestados las adelantará buscando promociones y un 28% las retrasará a la campaña de rebajas de enero.

Pese a que se produzca un descenso del dinero destinado a obsequios, no se sacrificarán los destinados a los niños, con las consolas y los juegos como regalos más comunes. Entre los adultos, ropa y libros se sitúan, un año más, como los regalos más deseados y los más comprados, en tanto que el dinero en efectivo sube del cuarto al tercer puesto como uno de los regalos más esperados (41% de los encuestados), aunque no se encontrará entre los más regalados.

En cuanto al canal de compra, los hipermercados y las cadenas especializadas ganan terreno a los grandes almacenes como lugar destinado a realizar la compra de regalos, aunque éstos se mantienen como la primer opción.

Por su parte, los alimentos se adquieren cada vez más en hipermercados que en supermercados y, en este sector, las marcas blancas son las "grandes beneficiadas" de la crisis, dado que un 35% prevé comprar más productos del distribuidor esta campaña.

Durante la presentación del estudio, Juan José Roque y Victoria Larroy, socio y directora de consumo y distribución de Deloitte, respectivamente, destacaron que el gasto en esta campaña vuelve a los niveles de 2006 y que cae por primera vez desde que en 2005 la consultora comenzó a realizar el informe.

Entre los motivos del descenso, citaron el incremento del precio de los alimentos, el combustible y la menor capacidad de ahorro durante este año, y subrayaron que los distribuidores tendrán la oportunidad de retener al consumidor facilitando la financiación de sus compras en estos momentos con poca liquidez en los mercados.