Con los resultados del año 2013 sobre la mesa, la entidad ha reconocido ‘conversariones informales’ por parte del FROB, que controla el 100% de BFA. 

“El FROB tiene la idea de nombrar a un asesor estratégico y entiendo que están ese proceso de apertura. Estamos en los primeros pasos hacia la privatización de Bankia”, reconocía el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, en la rueda de prensa de presentación de resultados correspondientes al ejercicio 2013.

Desde la entidad, su presidente entiende que este proceso de privatización se llevará a cabo en varias fases y calcula que podría tardar unos dos años. “Es importante que la primera fase se haga de modo correcto” en el sentido de sentar un buen precedente. Según Goirigolzarri, “todo lo que sea privatización es una buena noticia y lo es porque muestra el apetito del mercado”.


Acción Bankia
En este sentido, José Ignacio Goirigolzarri ha destacado la buena acogida que se produjo durante el año pasado tanto en renta fija como en el mercado de renta variable. Preguntado por la valoración actual de la acción, el presidente de Bankia considera que “el mercado le está dando un valor razonable” y ha insistido en la confianza que tiene de cara al medio y largo plazo.

“Hace un año, buena parte del mercado, no se creía nuestro plan de reestructuración de Bankia. Hoy se lo creen algo más”, ha sentenciado.

Hoy los títulos de la entidad cotizan a 1,30 euros por acción tras acumular una revalorización del 92% en el último año. 


Inversión en BFA

A la hora de privatizar por distintos ‘paquetes’ la entidad, Goirigolzarri insiste en la importancia de conseguir un “precio medio razonable” más allá del primer contacto que puedan tener ahora con el mercado. El presidente de Bankia no descarta poder devolver en su totalidad las ayudas concedidas por el Estado que sumaron un total de 24.000 millones de euros al Grupo BFA-Bankia.

“No me parece imposible que los contribuyentes recuperen las ayudas dadas a Bankia”, afirma. 


El coste del arbitraje
El Grupo BFA-Bankia ha provisionado con 1.200 millones de euros a pagar el coste de los procesos de arbitraje por los productos híbridos, entre los que incluyen en su mayoría las participaciones preferentes. 

En el caso de llegar a los tribunales, José Sevilla, segunda cabeza visible de la entidad, explicaba que la provisión ascendía a 230 millones de euros.  Estos costes pesarán sobre la espalda de BFA en su totalidad para dejar a Bankia limpia de este asunto.

Según Sevilla, hasta la fecha han recibido 183.000 solicitudes de arbitraje de las que han sido analizadas 134.000. Los laudos, que acumulan "cierto retraso", han sido abonados algo más de 77.000. 


Cartera de deuda pública
Los directivos de la entidad han reconocido una cartera de deuda pública de 20.000 millones de euros que dicen "no haber tocado" desde el mes de mayo de 2012. "Venta no se ha producido ninguna", comentaba Sevilla", que tan sólo reconocía una rotación de activos por valor de 700 millones de euros debido a los vencimientos de algunos de ellos.